Los mandamientos sexuales: ¡conócelos aquí!

Son casi tan importantes como los 10 mandamientos de la religión católica-cristiana. Apréndetelos y ponlos en práctica

64810_511430908899518_3893949_n1) Aceptarás tu cuerpo

Todas tenemos nuestros pequeños o grandes complejos, pero no por ello vamos a recordarlos permanentemente. Nada menos excitante para un hombre que una mujer que en el momento crucial dice: “¡No mires mi celulitis! O… ya se que mi pecho es pequeño, menos mal que existe el Wonderbra… “.

2) Aprenderás a excitar

De lo que se trata es de aumentar el deseo y eso está al alcance de todas: un escote de vértigo, una mirada pícara y seguro que se derrite a tus pies. Tómate tu tiempo y no olvides que cuando te haces de rogar el deseo aumenta aún más. No cedas a tu deseo desde el principio, pero demuéstrale que estás interesada.

3) Dejarás que mire

A los hombres les gusta mirar y su deseo pasa por la mirada. Así que ¿Por qué privarle de ese placer? No apagues la luz (¡sólo se aceptan algunas velas!) y déjate ver, concédele el placer de mirarte.

4) Conocerás sus zonas erógenas

Al igual que la mujer, el hombre no se limita a su sexo y posee numerosas zonas erógenas (puntos anatómicos que una vez estimulados, provocan una excitación sexual). De hecho se suele quejar que no nos ocupamos lo suficiente de ellos. Aprende a conocerlos para explorarlos mejor. No olvides poner en práctica ciertos verbos para excitarle: besar, acariciar, mordisquear, chupar, lamer.

5) Explora su punto H

Su apelación divide a los especialistas, ¡pero para poder diferenciarlo del famoso punto G femenino, nos quedaremos con la letra H de Hombre! Situado cerca de la uretra y de la próstata, al interior del recto, sobre la parte que separa el cuerpo del pene y el ano. No siempre resulta fácil de alcanzar, pero con un poco de entrenamiento y lubricante sexual, nada es imposible.

Para conseguirlo, introduce un dedo en el ano de tu pareja y remonta delicadamente la pared rectal. Si sientes una pequeña parte prominente de la talla de una avellana habrás dado en con él. Hay que manipular con precaución esta zona, que promete el orgasmo al masajearla delicadamente pero con firmeza hacia abajo.

6) Expresarás tus deseos

Es cuestión de expresar los deseos y el placer. Una estimulación que anime a tu pareja y que le llevará también hacia el camino de tu éxtasis. Para las más tímidas, los suspiros de satisfacción y los susurros con las indicaciones: “por aquí, un poco más abajo, más arriba, si ahí…” ya supondrán un gran paso. Las más atrevidas serán más específicas con sus indicaciones: “Me gusta cuando me acaricias el pecho, me vuelve loca cuando me besas entre las piernas…”

7) Harás que sienta confianza

Al contrario de la imagen que pueden dar algunas veces, todos los hombres tienen dudas sobre su comportamiento en la cama y pueden quedarse bloqueados ante una experta sexual. Necesitan sentirse en confianza.

Demuéstrale que él es el único objeto de tu deseo y es el único ser en la Tierra que te excita hasta ese punto. Dile cómo te gustan sus caricias y ciertas partes de su cuerpo. ¡Le costará dejar a una mujer que sepa valorarlo tanto!

Tomarás la iniciativa

Los hombres se quejan a menudo que suelen tener que dar el primer paso cuando se trata de relaciones sexuales. Les gustaría que las mujeres tomasen más a menudo la iniciativa. Así que lánzate ydale a entender que te apetece hacer el amor. A veces una mirada y una sonrisa cómplice es suficiente para pasar el mensaje.

 

Fuente unalechuza.com