septiembre 14

Guía breve sobre el sexo anal que deberías leer si tienes pensado hacerlo

Ya se ha tocado en varias ocasiones el tema del sexo anal, pero nunca está de más ahondar en ello, sigue estos datos y disfruta

Por regla general el sexo anal es algo que suele llamar la atención pero al mismo tiempo es algo que no todo el mundo se atreve a practicar, ya sea por miedo al dolorvergüenzafalta de confianza con la otra persona…

Si se hace bien no tiene porque doler, todos sabemos que es una zona algo delicada y debemos ir con cuidado. Nada de prisas, movimientos bruscos o forzar la situación. Sobre todo al principio hay que tener paciencia en estimular la zona y hacer que poco a poco se vaya adaptando para poder disfrutar de su placer.

Por otro lado las vergüenzas hay que dejarlas de lado. Todo el que quiere practicar sexo anal sabe donde se está metiendo y por tanto si lo hace es porque quiere. Así que a dejarse llevar y si en algún momento uno no está cómodo por el motivo que sea pues se comenta.

Hay muchas maneras de disfrutar del sexo anal, aunque propiamente dicho lo entendemos como la penetración, hay otros juegos que podemos realizar ya sea para acabar penetrando o simplemente para dar placer de un modo diferente.

Podemos jugar con la lengua, lo que todos conocemos como beso negro. Es una forma ideal de estimularlo y de hacer que se lubrique. El placer para quien lo recibe será enorme y el morbo para quien lo practica más. Si luego queremos practicar la penetración la zona estará má dilatada y será mucho más fácil.

Por otro lado también podemos jugar con los dedos, es una práctica genial para hacer que se vaya adaptando o simplemente para proporcionar placer. Es importante que los mojemos bien, ya sea con saliva o algún tipo de lubricante, ya que si no lo hacemos, al no lubricar por si solo, la zona estará muy seca y podríamos porporcionar el efecto contrario al placer.

Podemos alternar esta práctica con otras al mismo tiempo como por ejemplo el sexo oral, la estimulación y lo que nos provoque será el doble.

Los juguetes sexuales son otro elemento básico para el sexo anal. Hoy en dia hay muchísima variedad de juguetes  que están pensados para ello y por tanto su forma se adapta con mucha más facilidad.

Muchas veces puede resultar más placentero usar un juguete que un dedo, porque están hechos de un material suave, resbaladizo y no tienen apenas imperfecciones. Con los dedos, en cambio, puede pasar muy a menudo que molesten las uñas.

Los juguetes son un aliado perfecto para aquellas mujeres que quieren practicar la doble penetración y no quieren hacer un trío.

Dejando de lado los juegos sexuales y centrándonos en la penetración en si, debemos tener en cuenta que si no hemos tenido ningún previo para esimularnos, la zona estará seca y cerrada, por tanto debemos ir con cuidado de no ser demasiado bruscos. También depende mucho de la experiencia que tenga el que va a ser penetrad@, ya que si no es la primera vez no tendrá grandes problemas para ello aunque no se haya estimulado antes.

Por el contrario si es alguién que no está acostumbrad@, hay que tratarlo con cariño y paciencia ya que sino puede sentir mucho dolor y no querrá volver a probarlo.

En este caso es bueno poner a la práctica alguno de los juegos sexuales que comentábamos antes, ya que así ya estará la zona mucho más preparada y será más fácil. Incluso recomendaría que para alguien que no haya practicado nunca el sexo anal primero lo pruebe antes con los dedos o con juguetes, ya que es un tamaño más pequeño y podrá disfrutarlo al mismo tiempo que se dará cuenta que es algo placentero y no tiene porqué sentir nada de dolor.

También cabe decir que si es una persona con tendencia a tener heridas o incluso hemorroides, deberá ir con mucho más cuidado ya que la zona está más sensible y podría llegar a hacerse daño.

Si necesitamos lubricar la zona es mejor usar algún tipo de lubricante acuoso que la saliva, ya que resbala mucho más.  Hay lubricantes especiales para fisting, que aunque no se vaya a practicar, son muy buenos para dar más elasticidad y dilatación.

Teniendo esto en cuenta puedes practicar sexo anal sin problemas y verás como llegas a deleitarte haciéndolo.

Otro punto a destacar es que la estimulación anal en hombres, es algo que todavía cuesta de aceptar y aún hay mucha gente, en concreto hombres, que tienen prejuicios con ello.

Los hombres no se dan cuenta que puede resultar un punto de goce máximo para ellos ya que supunto G solo puede ser estimulado de este modo.

El que a un hombre le guste disfrutar de la estimulación anal, no lo hace ser gay, ni menos macho ni tonterías de estas.

¿No has oido nunca eso de el que más habla es el que más tiene que callar? Mientras tu lo disfrutes y te sientas cómodo con ello, poco te tiene que importar el resto. Cada uno debe sentirse cómodo con su sexualidad y tener claro lo que le gusta. Ánimo a todos los hombres que aún no lo han probado a que lo hagan porque realmente resultará algo muy excitante y que les proporcionará grandes dosis de placer. ¿Porque privarse de algo que te puede hacer gozar por un simple prejuicio de la sociedad?

Lógicamente y como todo, el sexo anal es algo que no le gusta a todo el mundo, pero si tienes curiosidad por probarlo, no te quedes con las ganas.

Como ves, como todo en el sexo, es cuestión de experimentar, tener calma y ser delicado cuando toca. Teniendo en mente los 4 puntos básicos que hay que saber, el resto todo será gozar.

¿Que opinas del sexo anal, te gusta?¿Lo haces habitualmente?¿ Inconvenientes?

 

Fuente: Elblogdesexo