septiembre 17

Tags

El kamasutra del embarazo

Tener relaciones sexuales durante el embarazo es posible, siempre y cuando no haya contraindicación por parte del médico debido a alguna complicación o si se trata de un embarazo de riesgo.

Algunas de las mayores dudas que surgen en esta etapa son: qué posición adoptar y si existe algún riesgo de daños hacia el bebé o no. Respecto al bebé no te preocupes, él está bien protegido. Además, las hormonas que se liberan a causa del placer le sentarán genial. Y sobre la postura, es posible que te resulte complicado teniendo la barriga tan grande, pero seguro que encontrarás alguna que te resulte cómoda.

Vamos a ver algunas que podrás ir probando hasta averiguar cuál se adapta mejor a ti:

Variante del clásico misionero

Esta primera postura es el tan conocido misionero, pero tu pareja deberá dejar una rodilla doblada para evitar que el peso esté sobre tu barriga.

Al estilo andrómaco

En esta tu pareja deberá tumbarse y tú te sentarás de espaldas encima de él. Las ventajas son varias: tú podrás controlar la profundidad de la penetración, tu pareja disfrutará de buenas vistas y, además, podrá olvidarse un rato de la barriga (que a veces les cuesta).

La cuchara

Túmbate sobre tu lado izquierdo para no sufrir ningún tipo de presión sobre la vena uterina y que tu pareja se coloque detrás, como si fuérais dos cucharas. Con esta postura la penetración no es muy profunda y se permiten las caricias sin problema, muy popular en el tercer trimestre.

Cara a cara

Para esta posición deberás buscar una silla cómoda y firme, donde se sentará tu pareja y tú encima de él pero de frente. Las ventajas es que os veis cara a cara y se pueden incluir besos. Evita esta posición después del segundo trimestre.

A los pies de la cama

Esta postura es muy recomendada durante los últimos meses del embarazo. Tu pareja debe estar arrodillada y tú tumbara a los pies de la cama. De esta forma él no echará todo su peso sobre ti.

El clásico “perrito”

Seguro que esta ya la conoces. Su mayor ventaja es que permite una penetración profunda sin ejercer presión sobre el estómago. Para estar aún más cómoda colócate una almohada bajo los codos.

fuente embarazo-online.com