septiembre 27

Etiquetas

Relato erótico: Relato porno de un trio entre dos lesbianas y yo

La fiesta en la casa de Ignacio comenzó bastante temprano para lo que era habitual en ese tipo de fiestas. Su casa era muy grande, parecía una de esas que salen en las películas, con muchas habitaciones, salas, baños…

No eran mas de la 1 de la noche y en la casa poco mas de 14 personas seguían bailando al son de la música, tomando todo tipo de cocteles y ya con un poco de alcohol en el cuerpo.trios-sexuales

Yo había ido con un amigo que desapareció al cabo de un rato, apenas conocía a mucha de la gente que allí estaba. Me acerqué a una chica de pelo largo, morena, con un sugerente escote que dejaba entrever unos pechos muy apetecibles. Tenía una falda que a pesar de no ser muy corta si dejaba ver unas piernas largas y bien formadas, y su culito era perfecto. Le hablé y me dijo que se llamaba Adriana y que había ido con una amiga suya, nos tomamos algo y bailamos un rato. Al cabo llegó mi amigo y cuando quise darme cuenta Adriana se había esfumado, una pena dije yo.

Cansado ya de la música quise alejarme un poco de todo ese ruido y subí a la planta superior de la casa. Allí había muchas habitaciones, decidí entrar en una de ellas para echarme un ratito y descansar mientras mi amigo no decidía irse, pues el había llevado el coche y no tenía en que irme.

Al entrar en la habitación ya vi que era muy grande, había una luz muy suave y alguien dentro. Según me fui acercando observé como dos chicas estaban sobre la cama. Una de ellas acostada y la otra de rodillas, dándome la espalda, no se percataron de mi presencia. La chica acostada estaba semidesnuda de la parte de arriba, vi como se acariciaba sus pechos y como se los frotaba con sus manos. La otra chica se agachó y le desabrochó los pantalones y se los fue quitando lentamente. Una vez se los quitó con sus manos le fue dando un suave masaje desde los pies hasta las rodillas y luego mas lentamente y en circulos desde sus muslos hasta llegar a sus bragas, las cuales le quitó. La chica acostada abrió las piernas mientras se las sacaba y así las dejó.

A continuación la otra chica se acercó a ella y sacó su lengua para ir lamiendo sus muslos, pronto inclinó su cabeza, recogió su melena y oooh, sorpresa dios!!! le vi la cara y era Adriana!!! para ese momento el ver la escena ya me había puesto muy caliente, siempre las escenas de lesbianas me habían puesto muy cachondo pero ver así a dos mujeres me puso a cien. Mi polla estaba tan dura que nada mas deseaba follarse primero uno de aquellos culitos y luego otro.

Adrian se recogió el pelo para que no le estorbase y comenzó a hacerle a su amiga el sexo oral, le besaba el coño, sacaba su lengua y lamia los labios vaginales, mientras su amiga no paraba de sacar la lengua y pellizcarse y frotarse sus pechos. Según Adriana se echó mas encima para alcanzar mejor el coño de su amiga vi como se le subía su falda y mmmm… no llevaba braguitas, eso me puso mas excitado de lo que estaba.
Tanto que de tocarme casi me corro allí mismo y lanzé un suspiro que las alertó de mi presencia, me asusté, pero para mi sorpresa ellas siguieron, no sabía que hacer, tras unos instantes, me quité la camiseta, el pantalon y me desnudé por completo.

Me acerqué a Adriana, mientras ella seguía comiendo y lamiendo cada parte del coñito de su amiga, yo la tomé por detrás. Con mis manos tomé sus pompas, las agarré, como golpeandolas y dandole cachetes. Mi polla estaba dura y erecta, lista para la penetración, pero primero con mi dedo fui y lo metí en su coñito, asi por detrás se veía delicioso. Seguí con mi dedo en su coño, fui moviendolo, luego lo saqué y acaricie su culito, hasta que alcancé su ano, ahi lo acaricié un poco, ella gimió, le habia gustado asi que procedi a acariciarlo, con mi boca lo besé y lo lamí un poco con mi lengua, saqué mi saliva para humedecerlo un poco, con mi dedo lo fui abriendo poquito a poco hasta ver que ya mi polla podía entrar perfectamente.

Su amiga estaba muy excitada, gemía de placer y Adriana también soltaba unos grandes suspiros de placer y excitación. En ese momento acerqué mi polla a su ano y la introduje lentamente, le di un pequeño empujón hasta llegar al fondo, con mis manos agarré sus pechos y di otro golpe, mmmm, ahí llegó mi polla al fondo de su ano y ella lanzó un grito primero de un leve dolor y luego de un placer inmenso. Poco a poco mis embestidas eran mas fuertes y profundas, cada vez le daba mas y mas rápido y mas fuerte, me encantaba ver como ella comía el coño a su amiga y yo la embestía por detrás hasta que mis huevos rebotaban en sus nalgas, Sus pezones estaba muy duros, los agarraba fuerte con mis dedos hasta provocarle un ligero dolor que se veía le encantaba. No tardé mucho en lanzar un grito de placer y en ese momento toda mi leche salió de golpe mojandola toda.

Caí rendido sobre su cuerpo, no tardaron ellas en terminar también y la amiga de Adriana se giró y tomó su polla con las manos y comenzó a hacerme una mamada que puso mi pene otra vez firme y duro. Luego se acercó Adriana y también comenzó a lamerla, mmmmm, las dos lamiendome la polla, que rico dios!!.

Así acostado en la cama boca arriba Adriana se subió encima de mi, metí mi polla al fondo de su coño, sus pechos subían y bajaban con el impulso de la cabalgada que me estaba haciendo, al instante su amiga se puso encima de mi cara con las piernas abiertas. Tenía un chocho precios, depilado por completo, abrí sus labios vaginales y con mi lengua busqué su clitoris para chupetearlo una y otra vez, luego quise mas y la fui metiendo hasta lo mas adentro qeu pude, moviendo mi lengua dentro de su vagina una y otra vez, su cara se retorcía de placer. Mi polla ya estaba a punto de estallar dentro esta vez del coño de Adriana que me montaba de una forma increible.

Casi estaba apunto de correrme cuando Adriana se salió, su amiga también se levantó se acercaron a mi polla que soltó de nuevo un chorro de leche calentita que fue a parar sobre sus pechos y sus bocas, ellas se fundieron en besos de lengua que me pusieron mas cachondo aún.

Luego de un rato acostados desnudos ellas se levantaron y se fueron sin decir nada mas. No las volví a ver pero cada vez que recuerdo ese momento me pongo cachondo y con ganas de follar un culito como aquel.

Banner PorAttitude

Fuente jefeindio.com

Foto potenciasexual.pe