El sexo oral resiste los mitos

Sexólogos aconsejan ejecutar la práctica con mucho cuidado debido a que la posibilidad de contagio por infección está presente

ambito-cientifico-sexo-aporta-EFE_NACIMA20130917_0279_6

La noticia da la vuelta al mundo. La sexólogaYekaterina Lyubimov abre en Moscú un insólito curso para desarrollar una práctica tan vilipendiada como placentera. Lyubimov lo llama “El arte del sexo oral” y promete enseñar 50 técnicas de estimulación con el fin de que los amantes mejoren su desempeño y que las mujeres, en particular, conozcan otras formas de satisfacer a la pareja.

“Creo que el sexo es lo más importante. Cada mujer en la cama puede ser tanto el actor como el director de las fantasías más profundas”, afirma la sexóloga, que advierte que la clase será 100% práctica, pero sin voluntarios, y que las alumnas ensayarán con penes de goma.

Al otro lado del planeta, Haydée Santurce, terapeuta sexual y animadora en Caracas de un taller similar destinado a “destrabar” a parejas que no hallan el camino del placer, aplaude la idea. Santurce coincide en que, aunque está presente en las relaciones de pareja, la práctica del sexo oral permanece todavía rodeada de tabú, basado en creencias erróneas, algunas vinculadas a la salud. “Hay que decir es que el sexo oral es una práctica segura; no obstante, debe realizarse con mucho cuidado porque la posibilidad de contagio de infecciones no está exenta”.

Actividad gratificante. El sexo oral o buco-genital es el contacto bucal con la vagina (cunnilingus) y el contacto bucal con el pene (fellatio), y actúa como condicionante que prolonga las caricias previas al coito. En opinión de los sexólogos, hombre y mujer disfrutan de determinados mecanismos y formas de sexo oral. Por lo general, el hombre goza con estímulos más vigorosos y la mujer con roces y besos más suaves, pero de todos modos el momento, el ritmo, la presión, el lugar y la técnica son factores muy individuales y específicos. Cuando dos personas practican el sexo oral simultáneamente la una con la otra, se denomina el 69, debido a la figura que forman sus cuerpos.

El cunnilingus y la fellatio son prácticas habituales tanto en parejas del mismo sexo como en parejas de sexos opuestos. El sexo oral se puede practicar en diferentes posturas, pero siempre es la boca la que proporciona el placer. En el cunnilingus se besan, se lamen y se chupan ligeramente los labios, clítoris y la zona vaginal. En la fellatio se lamen, se besan y se chupan el glande y toda la superficie del pene y, en ciertos casos, los testículos. La humedad bucal y la lengua sobre los genitales resultan sumamente agradables, además del efecto psicológico placentero que produce saber que la boca del compañero está en contacto con los genitales.

También existe lo que se conoce como el beso francés o beso negro, en el que el sexo oral es practicado en el ano de la pareja, sea hombre o mujer. No todo el mundo practica el sexo oral porque a algunos les hace sentirse incómodos. De acuerdo con su experiencia con “alumnos” que asisten al taller, Santurce enumera tres razones de rechazo a esa práctica: motivos culturales, religiosos y de salud.

La especialista afirma que es tan correcto practicarlo como no hacerlo. Sin embargo, es interesante señalar que, según las investigaciones realizadas en los últimos 40 años, el sexo oral está siendo cada vez más aceptado como práctica cotidiana. “Para mí, es una de las variantes más deliciosas del amor, y para llevarla a cabo sólo se necesita higiene, confianza, imaginación y ganas de disfrutarlo”, explica Santurce.

Subraya lo que repite en sus cursos: lo importante es que cada miembro de la pareja conozca las preferencias del otro, en un marco de respeto, sinceridad y comprensión”. La rusa Yekaterina Lyubimov agregaría: saber hacerlo. “Cuando no saben cómo procurar ese placer pueden estropear un instante de felicidad”.

Otras voces, otros ámbitos

Blowjob. Ese término, empleado en el sexo oral, es una variante cuyo objetivo de la fellatio se completa al engullir una eyaculación. Es un acto generalmente consumado por mujeres como una expresión de sumisión sexual.

Irrumación

Variante de la fellatio (el sexo oral sobre el pene y el escroto). Hay una sutil diferencia entre felación e irrumación. En la primera el sujeto felador, que es quien chupa, se mueve mientras el felado se queda en una actitud pasiva. En el otro caso, el irrumador (el hombre cuyo pene será chupado), ejecuta movimientos, situado encima o al lado de la persona irrumada, quien usualmente acostada y en actitud pasiva, recibe el pene en la boca.

Humming. Esa práctica, cuyo término proviene del sustantivo onomatopéyico inglés humming, es un sonido gutural o un canto generado con la garganta, para producir un cosquilleo en la sensible zona genital de la pareja, sea hombre o mujer, mientras se realiza sexo oral de cualquier tipo.

Fuente el nacional