Los mejores tips para el sexo mañanero

Sigue estos consejos para que esta experiencia sea la forma más sexy de despertar

port-645x353

o existe un hombre que no despierte con la sábana convertida en tienda de campaña. No es ningún misterio ni se trata de fantasías sexuales; son dos las razones y son puramente biológicas: testosterona y circulación.

Entre más adormecidos están los sentidos de los hombres, mayor es su índice de testosterona en el cuerpo. Además, cuando el cuerpo está relajado, el ritmo de la circulación es más fluido, lo que hace que el pene tenga mayor irrigación de sangre y despierte.

Pero el sexo es mucho más que reacciones biológicas, así que cuando él despierta, calientito, descansado y descubre que tiene una enorme erección, su cerebro inmediatamente le recuerda los maravillosos usos que le puede dar a su pene. Y si tú estás al lado, te la pasarás mejor que nunca.

Sigue estos tips para tener un orgasmo asegurado al despertar:


En cuanto abras los ojos y él te acaricie la espalda, hazle un guiño y dile que se prepare:
Mientras se imagina el round que se echarán y rasgue la sábana, tú te lavas los dientes y la cara y te cepillas el pelo. Verás que esos dos minutos de refresh son una gran inversión.


Cuando la mañana se vaya calentando, haz las sábanas a un lado:
Sabes que ellos son muy visuales, pero… ¡nosotras también! Y el sexo sin complejos, a la luz del día, es el mejor incentivo para que la oxitocina fluya y los mantenga enamoradísimos durante todo el día.


Si te despertaste primero y él está babeando, deshazte de tu pijama de franela, ve al baño y haz tu ritual:
Vuelve a la cama y, si está acostado sobre su espalda, pon tus manos en sus muslos con los pulgares señalando hacia el pene y dale un masaje suavecito. En cuanto abra los ojos, empieza a darle sexo oral, (extra tip: el mentol de la pasta de dientes es un estimulante increíble). ¡Demuéstrale que tú también tuviste dulces sueños!


Ojo con la calidad de la saliva a esas horas:
Los dos se despertarán con la boca seca y una boca bien lubricada es clave para todo tipo de interacción sexual.


Los quickies suelen ser subestimados:
Por su naturaleza espontánea e inesperada, pueden darle un verdadero boost a tu vida sexual. Verle el trasero mientras se rasura y demostrarle que te pone a mil, asomarte en la regadera para verlo desnudo o quedarte «impactada» con su erección mañanera son trucos para excitarlo.