octubre 23

Etiquetas

¿Qué son realmente las feromonas?

 Las feromonas son hormonas olfativas secretadas principalmente a través de las glándulas sudoríparas. Cada vez que sudamos, excretamos pequeñísimas cantidades de feromonas que nos hacen más atractivos, según el receptor

feromonas5
Ya existen en el mercado perfumes y productos con compuestos químicos (naturales y sintéticos) que imitan a las feromonas naturales del cuerpo con gran éxito en su objetivo de atraer a hombres y mujeres o de incrementar la sensualidad.

Su nombre: “feromona” es una palabra que proviene de la unión de las palabras griegas ‘pheran’ y ‘horman’ que significan “portadora de excitación”.

Las feromonas son partículas químicas de origen natural secretadas por los insectos, los animales y las personas cuya única finalidad es la de atraer la atención del sexo opuesto. En el caso de los animales, estos utilizan a las feromonas para demarcar territorio, como fuerte efecto llamada al sexo opuesto con el fin de manifestar su disposición sexual y aparearse. Suele ser muy acusado en la época del celo, en que la hembra excreta feromonas que pueden atraer a los machos desde grandes distancias. El efecto que pueden tener las feromonas es tan fuerte, que incluso se han utilizado feromonas sintéticas como trampa en agricultura para atraer y cazar a insectos sin contaminar a los vegetales. Es un método efectivo y seguro para el medio ambiente.

EL almizcle es un ejemplo de feromona bastante conocido en la industria de la perfumería y en perfumería hoy en día se pueden imitar las feromonas humanas con gran éxito y de hecho hay marcas afamadas como Phiero, que tienen a la venta feromonas sintéticas de origen vegetal, tanto para varones, como para féminas que producen excelentes resultados para la satisfacción personal. Sobre todo para elevar la autoestima de quién (por lo que sea) siente que le falta esa “ayudita” extra.

Las feromonas humanas – ¿Qué se puede decir al respecto?

Como resultado del desarrollo y de muchos factores relacionados con el estilo de vida modernos, las personas no secretamos feromonas de forma natural en las cantidades óptimas y sólo lo hacemos cuándo sudamos a través de las glándulas sudoríparas. Por descontado es que con el cuerpo sudoroso es desaconsejable tener encuentros amorosos y antes de una reunión social, lo común es ducharse y perfumarse bien y como colofón, al aplicar desodorantes, cerramos u obstruimos las vías más importantes del sudor y de la excreción de feromonas, que son los poros de las axilas (y por lo tanto, perdemos atractivo). También, en las mujeres hay una merma importante de la secreción de feromonas naturales debido al uso de anticonceptivos hormonales.

La cantidad de feromonas que se producen en por el cuerpo es diferente en cada persona y eso puede explicar por qué hay quienes sin ser demasiado agraciadas, tienen una especie de imán o atractivo especial (sex-appeal) en comparación con otras mucho más agraciadas, pero sin un éxito notorio.

La cantidad que se excreta de feromonas es pequeña y actúan sólo en un corto espacio de tiempo y ese es el motivo por el que se puede poner en valor un “aporte extra de feromonas de bote”, las cuales van a estar presentes fortaleciendo a las naturales durante horas.

¿Qué feromonas son las más utilizadas en los sustitutos sintéticos de ellas?

Debemos saber que hay más de 50 tipos diferentes de feromonas humanas, pero en los sintetizados de feromonas, básicamente se utilizan 3:

• La Androstenona (Androstenone – 5-Alfa-Androst-16-en3-one

La feromona Androstenona es producida en las glándulas sudoríparas de las axilas principalmente en los varones. Atrae a las mujeres y aleja a los hombres. Según investigaciones independientes hechas pulverizando Androstenona sobre diez sillas, era repetitivo el hecho de que en esas sillas se sentaban sólo mujeres. Este mismo experimento fue exitosamente repetido con cabinas telefónicas. El resultado fue que las mujeres no sólo llamaban preferentemente desde las cabinas rociadas con feromonas, sino que la duración media de las conversaciones en ellas era mayor.

En este experimento de rociar feromonas en sillas y en cabinas telefónicas, también se toma nota del resultado de los varones. Esta feromona transmite fuerza, agresión y dominio y en ambos experimentos la reacción de los hombres fue completamente diferente al de las mujeres. Ellos eludieron el contacto con las sillas rociadas y las cabinas pulverizadas con feromona Androstenona. El macho de todas las especies prefiere eludir un territorio marcado por un macho dominante.

• El Androstenol (Androstenol – 5Alfa-Androst-16-en-Alfa-ol

La feromona Androstenol también está presente en el sudor. Es una feromona asociada a la fertilidad juvenil y se alcanza el máximo de su producción a los 20 años, tras lo cual empieza a dejar de producirse de forma rápida.

La feromona Androstenol tiene un efecto sobre las percepciones o impresiones que se pueda tener sobre una persona y también sobre la valoración acerca de ésta.

Con la feromona Androstenol se han llevado a cabo experimentos a grupos de personas y quedó claro que su percepción sobre los demás se vio afectada a positivo cuándo se utilizó andronestol como condicionante.

Esta feromona es muy útil en reuniones de negocios. Este experimento demostró que el utilizar una feromona sintética con este compuesto, le da a quién lo utiliza, una clara ventaja con relación a interlocutores (sus clientes, compañeros, o jefes).

• Las Copulinas

La feromonas llamadas Copulinas, son pequeños ácidos grasos de diferente tipo (desde el C2 hasta el C6) que están presentes en las secreciones vaginales de las mujeres adultas. La feromona copulina ejerce un efecto relajante en los hombres.

Si partimos de la base de que el estrés, la tensión y la ansiedad son el principal motivo de la pérdida de libido en el varón, e incluso de problemas relacionados con la disfunción eréctil o eyaculación precoz, estas feromonas actúan de manera favorable.

Las Copulinas son secretadas en una mayor cantidad durante los días fértiles de la mujer (poco antes de la ovulación) enviando una señal de claro llamamiento sexual. La producción de feromona copulina disminuye con el uso de anticonceptivos y en las mujeres que han empezado la menopausia.

Las feromonas – ¿Como actúan?

feromonas-hombre

Básicamente, las necesidades de los humanos son muy similares a las de los animales, pero el ser humano es mucho más complejo y sus funciones e instintos son más sutiles y sofisticados, y aunque la necesidad de aparearse para conservar la especie sea igual de apremiante, el ser humano es mucho más selectivo y actúa más por atracción que por simple impulso de necesidad. El hombre y la mujer elige, se siente atraído (…o no), está a gusto (…o no), y esos son los varemos que le llevan a tener (…o no) una atracción sexual hacia la pareja.

Las feromonas son un mecanismo natural de atracción mutua y tanto mujeres como hombres son muy conscientes de la importancia del olor en el atractivo físico. Tanto así, que los fabricantes de perfumes siempre asocian un aroma a la sensualidad en sus campañas publicitarias y las personas tienen el perfume como una parte esencial en su arreglo personal cuando quieren atraer.

¿Se puede percibir el olor de las feromonas?

Las feromonas no tienen olor perceptible. Son señales olfativas enviadas por un emisor y el receptor las procesa de forma inconsciente por el OVN (órgano del vómer nasal). El sistema OVN lo forman dos órganos sensoriales situados en la parte trasera de la nariz y que funcionan independientemente del órgano restante del olfato. El OVN es usado por el organismo solamente para la percepción de las feromonas. Los dos pequeños receptores que forman el OVN están directamente conectados al sistema nervioso, y la información olfativa pasa directamente al hipotálamo (centro de nuestro cerebro, donde están localizados nuestros instintos primarios y nuestras emociones), sin pasar por la corteza cerebral que es la que controla la parte consciente. No podemos conocer el olor de los estimuladores sexuales o feromonas, pero los percibimos subconscientemente y reaccionamos por impulso.

Sentimos atracción, excitación y más libertad con respecto al sexo opuesto gracias a la abundante secreción de estas sustancias químicas. Los aportes de feromonas garantizan la atracción sexual entre individuos de un mismo género de forma natural, por eso es lógico que al aplicar feromonas adicionales se incremente la atracción sexual.

Feromonas – Reacciones

Las feromonas se perciben a nivel del subconsciente. Las reacciones también dependen del momento y del lugar y sobre todo de la predisposición que tengan las personas que lo perciban. Por eso la situación importa mucho y también importa el gusto personal de cada individuo. No hay que pensar que el hecho de utilizar feromonas hará que a quién usted desee, caiga rendido a sus pies, o se volverá loco de deseo.

Las feromonas son un medio auxiliar de ayuda; no producen efectos mágicos ni obnubilan a nadie y por muy agradable que resulte una compañía determinada gracias a sus feromonas, si su físico, su atuendo, su cultura, etc. no son acordes con el gusto personal del receptor, se quedará en eso: “un momento agradable”.

También es bueno saber que algunas personas reaccionan a las señales de las feromonas con mayor fuerza que otras de la misma manera que hay personas que tienen sus instintos básicos más agudizados y otras son mucho más racionales. Todo va a depender del receptor de las señales olfativas y el emisor de la señal se dará cuenta por la frecuencia de las miradas, alguna sonrisa, una predisposición a la charla, al flirteo, o incluso a ir más allá del juego de seducción.

La experiencia con las feromonas deja patente algo obvio. Un hombre, o mujer atractivo por naturaleza, no recibe el mismo resultado que un hombre o mujer “promedio”. La persona corriente nota con las feromonas en seguida que algo inexplicable le convierte en una persona atractiva.

Fuente lineaysalud.com