Qué es la lluvia dorada

En la película “The Paperboy” hay una escena en la que Nicole Kidman orina sobre el rostro de Zac Efron. Aunque en la película esta escena no ocurre dentro de un contexto sexual, se habló mucho acerca de cómo la famosa actriz le dio una “Golden Shower” a uno de los chicos Disney más famoso de los últimos tiempos

 golden_shower_01

La “lluvia dorada” es el térmico coloquial que utilizamos para llamar a la Urolagnia, una parafilia en la que una persona disfruta de orinar sobre su pareja sexual o de ser orinada.

Algunas personas que practican el BDSM lo incluyen dentro de sus actividades (más no todas) y, aunque definitivamente es una acción que demuestra control y sumisión, algunas parejas que no gustan del sadomasoquismo también la incluyen en sus prácticas sexuales.

La Urolagnia puede provocar problemas de salud cuando la orina es ingerida por uno de los participantes, pues puede transmitir enfermedades o infecciones bacterianas desde la uretra. Curiosamente, si logramos ver más allá del tabú que implica el ingerir desechos corporales de otra persona, el riesgo de contraer enfermedades por esta práctica es relativamente bajo.

Otras variaciones de la Urolagnia que producen placer sexual en la persona que lo practican son:

Mojar la ropa: Excitarse al mojar la ropa con orina o al ver a otros hacerlo.

Olor a orina: Obtener placer o excitación sexual de oler orina.

Exhibicionismo: Disfrutar de orinar en público.

No orinar: Cuando se obtiene placer del acto de aguantar las ganas de ir al baño u obligar a otro a aguantar.

Pussing: es una expresión británica que describe la práctica en la que un hombre observa a su pareja orinar en un lugar público sin ser detectados (como un baño de restaurante o antro).

Voyerismo: Se da cuando una persona observa a otra orinando sin su consentimiento, ya sea ocultándose o en video.

A la raíz de esta filia se encuentra el deseo de ser sumiso (por la persona que recibe) o de someter a la pareja. Es una práctica que culturalmente se piensa como humillante, por lo que una persona puede sentir placer de ser “humillada” en un lugar privado y por una persona a la que le tiene confianza como lo es una pareja.

OJO: Si tú y tu pareja tienen ganas de experimentar tomen en cuenta que esta practica puede resultar placentera pero definitivamente no es para cualquiera. Por eso, te recomendamos jugar ambos roles y ver qué sucede.

¿Alguna vez lo has intentado o lo intentarían? Déjenos sus comentarios en la parte de abajo…

Fuente actitudfem.com