Los 10 mandamientos del ambiente swinger

En la última década la proliferación de casas, bares o cuartos de hotel donde se llevan a cabo reuniones de parejas swinger (SW) ha crecido hasta en 2000%, de acuerdo a la Asociación Nacional de la Industria de Discotecas, Bares y Centros de Espectáculos (ANIDICE)

8216-dare-8217-juego-wii-parejas-swinger_1_603521


El intercambio de parejas es más practicado de lo que crees

Sin embargo, que exista más apertura y más lugares donde vivir la experiencia no significa que cualquiera pueda ser parte de este ambiente.

Para ello se debe tomar en cuenta un decálogo que hay que seguir al pie de la letra.

Mandamientos

  • No es no, y no se pregunta por qué. Esta es la premisa de dicho ambiente, pues las cosas forzadas no van con los matrimonios SW. Todo lo que pase en un encuentro será con el conscentimiento de ambas parejas o de la pareja y el single.
  • Se aceptan hombres y mujeres solas. Los llamados singles o corneadores son aceptados en el ambiente, pues hay parejas que desean llevar a cabo fantasías como los tríos, ya sea mujer-hombre-mujer (MHM) u hombre-mujer-hombre (HMH).
  • No niños. Los asistentes a este tipo de eventos coinciden en una cosa: para entrar en el ambiente se necesita cierto nivel de madurez de pareja, por ello los jóvenes menores de 25 años no son muy aceptados.
  • Seguridad y confianza. Para vivir la experiencia swinger se necesita de una buena reputación, es por eso, y también para evitar sorpresas y malas experiencias, que las parejas crean perfiles en páginas como pasionliberal.com, swingliving.com, fantasiasmotel.com y sdc.com, donde son calificadas por otros matrimonios con los que han sostenido encuentros. Además, de esta manera evitan ser asaltados, algo que suele suceder con parejas poco experimentadas.
  • Nunca en casa. Mantener la separación de la vida swinger de la familia y el trabajo es fundamental, una cosa no debe mezclarse con la otra; además, los encuentros siempre deben darse en un hotel de confianza para los involucrados y evitar, en la medida de lo posible, dar datos personales.
  • Salud e higiene. Se trata de divertirse, no de meterse en problemas, por eso es importarte tener buen estado de salud y ser lo más higiénico posible. No está de más decir que el condón es el invitado que nunca debe faltar a ninguno de estos encuentros.
  • Cero malacopas. Los pertenecientes a dicho ambiente aseguran que la ingesta excesiva de alcohol en reuniones, bares o fiestas swinger no va con ellos. Alcoholizado, el rendimiento sexual no es el mismo y puede haber desencuentros.
  • Sin lucrar. Suele suceder que los single o corneadores cobran por sus servicios, cosa totalmente ajena a un verdadero SW para el que la moneda de cambio es sólo la diversión y el placer.
  • El lugar de un single. El corneador no debe ir más allá de la fantasía y tiene que mantenerse al margen de la relación sentimental del matrimonio.
  • Cada quien lo suyo. La entrada a los bares o centros swinger corre a cargo de cada unas de las parejas (por lo regular, sólo se cobra la entrada al hombre) y en el caso del hotel, aplica aquella máxima de “irse a las michas”.

Fuente ventitantos.com