El 27% de las mujeres argentinas tiene endometriosis

Es una enfermedad que podría afectar su posibilidad de ser madres, un especialista en fertilidad nos explica cuáles son los síntomas comunes y los tratamientos que hay disponibles

Captura de pantalla 2014-01-10 a la(s) 23.27.35

La endometriosis es una enfermedad que, en Argentina, se ve en el 27% de las mujeres en edad reproductiva y que puede causar infertilidad dependiendo de la severidad y ubicación. Consiste en la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga o en el intestino.

La forma de diagnosticar con certeza la enfermedad es mediante visión directa, que se hace por laparoscopia, realizada por médicos expertos en la práctica, o por cirugía convencional. En el mismo acto quirúrgico y por el mismo método se realiza la extirpación o coagulación de los focos endometriósicos, según la presentación, la ubicación y el tamaño que tengan. Con la ecografía se verifican los casos donde hay quistes que permiten sospechar la presencia de endometriosis, pero no hacer un diagnostico definitivo.

El endometrio es el tejido que normalmente recubre el útero y que se descama en cada menstruación. Cuando ese tejido, en vez de estar dentro del útero se encuentra fuera del mismo (ovario, útero, intestino, pulmón, trompas de falopio) se comporta de la misma manera, sangrando donde esté en cada menstruación. Dependiendo de dónde se encuentre localizado será la sintomatología que presenta cada mujer, ya que la liberación de sangre dentro de la cavidad abdominal produce irritación y dolor.

Uno de los síntomas más frecuentes son los dolores menstruales, aunque no es condición que todas las mujeres que tienen dolores menstruales tengan endometriosis. Solo el 30% de ellas tendrá dolor, que se diferencia de los síntomas típicos de la menstruación, ya que en las que lo padecen, el dolor es progresivo, es decir, cada vez mayor. Hay que tener en cuenta que habrá un 70% de mujeres que, independientemente del grado de severidad de la enfermedad, no tendrá sintomatología o será mínima, como dolor en las relaciones o al defecar u orinar.

Cuando la endometriosis se localiza en el ovario e intestino se puede presentar en forma de quistes que crecen con cada menstruación. Además, genera severas adherencias que pegan unos órganos con otros y esto es lo que genera una menor o mal función de los mismos (ovario y trompas), así como dolor o sintomatología intestinal y urinaria.

Es habitual que se retrase la consulta por falta de chequeo médico o por no darle importancia a la sintomatología. Todos los quistes endometriósicos se pueden resecar conservando intacto el ovario, cuando es realizado por manos expertas, ya que es una patología benigna.

Dependiendo del grado de la endometriosis, de la edad de la paciente y del deseo inmediato de ser madre, será el tratamiento posterior o la prevención que habrá que evaluar para tratar de evitar la recidiva (que la enfermedad vuelva a aparecer), que en los casos severos, es de 20% al año de realizada la cirugía.

Por el doctor Sergio Papier, director médico de Cegyr y vicepresidente del Comité Científico de SAMER.

Fuente derf.com.ar