¿Estamos ante una nueva generación de preservativos?

Ahora que estamos a punto de celebrar el Día Mundial del SIDA, es momento de recordar lo importantes que son las medidas de profilaxis sexual

preservativos

Y es que no solo sirven como barrera a la hora de evitar embarazos no deseados, sino que algunos anticonceptivos tienen también como misión el protegernos frente al contagio de enfermedades de transmisión sexual. La gonorrea, la sífilis y la clamidia han experimentado un alarmante repunte en los últimos años en España. Una mejor educación sexual y el perfeccionamiento de los métodos de anticoncepción actual podrían ayudar a cambiar el panorama. Un concurso de ideas promovido por la Fundación Bill y Melinda Gates ha dado sorprendentes resultados. Nuevos materiales y funciones complementarias pueden servir para ir un paso más allá en materia de preservativos en un futuro muy próximo.

Investigación en anticonceptivos

Ahora que las partidas para I+D han sufrido notables recortes en Europa, parece que la iniciativa privada es la encargada de tomar el relevo. Fundaciones y patronatos lideran en estos momentos la investigación en medicina y farmacia, respaldando ambiciosos estudios. Tal es el caso, por ejemplo, de la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a actividades filantrópicas desde hace años y que ha mostrado un notable interés en los últimos meses por el ámbito sanitario. Para muestra, el concurso “Grandes retos en salud global”. Organizado a principios de este año, su objetivo es premiar ideas innovadoras que consigan mejorar y facilitar el uso del preservativo en el mundo. Se han presentado más de 800 proyectos, con resultados desiguales.

El preservativo del futuro

Acaba de darse a conocer el nombre de los ganadores de este concurso. Entre las centenas de propuestas, se ha querido destacar once proyecto de gran interés. Sus responsables recibirán 100.000 dólares y podrán gozar de un incentivo de un millón de dólares más si son capaces de llevar a cabo su idea. Entre éstas destacan la fabricación de condones con materiales distintos al látex tradicional, optando por el colágeno o el polietileno. Sería una solución idónea, por ejemplo, para aquellos que tienen alergia o hipersensibilidad al látex. También se han presentado proyectos para mejorar su colocación, incorporando una especie de lengüeta que indique cuál es el lado correcto. Incluso se ha trabajado sobre el nivel de lubricación y las sensaciones que permite alcanzar el preservativo. Veremos si a corto plazo podemos encontrar alguna de estas iniciativas en el mercado.

Fuente euroclinix.net