Decubre tu clítoris

El clítoris es el único órgano que sólo y únicamente sirve para el placer. Y no lo conocemos, para nada…¿como podemos sacarle el mayor partido posible?

clitoris

Hace poco incluso me preguntaron si existía realmente y, ante mi explicación de donde podrían encontrarlo, ¡se sorprendieron de que se viera a primera vista!. En realidad, solo vemos el glande y, en reposo, está debajo de su capuchón. Pero podemos intuir donde está porque forma un bultito debajo del hueso del pubis, entre los labios mayores. Hay mujeres con un glande más visible y otras que lo tienen más pequeñito, eso no afecta a su enorme poder para dar placer.

Es tejido eréctil y con una alta concentración de terminaciones nerviosas, el doble que el glande masculino, de hecho.

Lo que veis en la imagen es el cuerpo del clítoris, si, ¡todo eso!. Encima del glande se extiende apoyándose en el hueso del pubis (donde veis que se dobla). Si eres mujer, prueba a tocar la parte más baja del hueso del pubis por su parte central, palpa con algo de presión de forma horizontal, un pequeño bulto, si, eso también es clítoris.

También podéis ver como tiene unas raíces que bajan en rosa oscuro (cuerpo cavernoso), más o menos eso toca por debajo de los labios mayores. La parte rosa claro es también clítoris pero en lugar de cuerpo cavernoso, es cuerpo esponjoso, absorbe menos cantidad de sangre que el cavernoso y se erecta menos. Como se ve, rodea la vagina y la uretra. Es lo que hace que la vagina sea sensible solo en el primer tercio.

Rodea también la uretra por su parte interior, y es lo que la hace sensible hasta el punto de ser una zona erógena independiente. La zona G, o Punto G, es en realidad parte del clítoris envolviendo la uretra y que puede ser estimulada a través de la vagina. Esta zona, además tiene la peculiaridad de contener unas glándulas (glándulas de Skëne) que al irritarse por la estimulación sueltan un liquido transparente que es lo que conocemos como eyaculación femenina y que, al ser expulsado por la uretra tras una sensación de urgencia de micción, puede ser confundida con un escape de orina durante el orgasmo.

¿Sabíais que el clítoris era tan extenso? Muchas mujeres centran su atención solo en el glande y algunas lo tienen tan sensible que una estimulación directa puede molestar, prefieren tocar alrededor, por encima o rodeandolo, ¡pero eso también es clitoris!.

Propongo un ejercicio de autoconocimiento. Puedes poner un espejo entre tus piernas e ir siguiendo con un dedo las raices del clitoris, lo notarás por su sensibilidad. Descubre cuales son las zonas del mismo que más te gustan, o en las que no notas apenas nada.

¡ Disfruta !

Fuente laguiago.com