Cómo saber si serán compatibles

Estás conociendo a alguien que te despierta ganas de iniciar una relación seria. Es importante que estés atenta a las señales de los primeros tiempos para saber si serán compatibles o, por lo menos, si vale la pena intentarlo

Por Valeria Schapira

 pareja pensativa

Cierto es que en esto de los vínculos no hay caminos lineales. Muchas veces lo que se inicia como algo casual termina siendo el amor para toda una vida. En los comienzos, suelen verse algunos indicadores de cómo podría funcionar esta nueva pareja pese a que las personas solemos mostrar las mejores cartas, para tratar de impresionar.

Descubrir cómo es alguien en realidad lleva mucho tiempo, pero algunas conductas puntuales pueden ir mostrándote de a poco como es ese hombre. Para formar una pareja sólida hace falta compartir el concepto de relación que se busca y escuchar al corazón y a la razón. Las mujeres solemos pensar que podemos cambiar a un hombre y, honestamente, no funciona así. Nadie cambia a nadie.

En el comienzo de un vínculo, es bueno preguntar, con prudencia y respeto pero preguntar. Si el otro se molesta, allá él. No hablo de que hagas un interrogatorio ni personalices (al fin y al cabo recién se están conociendo) pero sí conocer algunas cuestiones básicas que te ayudarán a saber si estás en el camino correcto.

Considera

  • Saber si la otra persona está disponible, qué espera de un vínculo, si tiene hijos (o quiere tenerlos), etcétera.
  • Preguntar si está dispuesta a una relación de exclusividad o está buscando una pareja abierta.
  • Escuchar con atención todo aquello que hable de sus valores morales, conceptos acerca de la familia, etcétera.
  • Conocer cuáles son sus expectativas si la cosa prospera.

Existen algunos indicadores elementales para que sepas si vas por buen camino.

Señales de que va bien

  • Quien quiere, se mueve. Si la persona está de verdad interesada en construir una relación contigo hará cosas tendientes a ello como llamarte, enviarte mensajes e ir a verte por ejemplo. Las excusas no sirven: no existe falta de tiempo; sólo falta de interés. Si de veras se está interesado en alguien, aunque el tiempo físico escasee, hará cosas para verte.
  • El interés se demuestra. Desconfía de aquellos vínculos que empiezan con un alto componente de locura. Ataques de celos, planteos acerca de “por qué publicaste tal cosa en Facebook”, indagatorias policiales, etcétera. Lo que mal empieza, suele acabar mal.
  • El entusiasmo es manifiesto. No se mira hacia atrás, revolviendo historias de ex parejas, sino que se apuesta a ésta del presente, en el hoy. La energía está puesta en el aquí y ahora.
  • La relación fluye. Hay mucho de cierto en la frase “en los comienzos se pactan los finales”. Así que pon atención a la naturalidad, o no, con que se vaya estableciendo el vínculo. Recuerda siempre que, así en el amor como en la física, a mayor presión, mayor resistencia.

Para construir una relación hace falta mucho más que la intención y el deseo. El amor se construye todos los días.

Fuente veintitantos.com