¿Puede un hombre experimentar bajo deseo sexual?

Existe la creencia que el apetito sexual masculino se encuentra siempre a disposición, como una fuente inagotable

bajo deseo saexual

Por ello, cuando un hombre pierde su deseo sexual puede resultar motivo de asombro para muchos. Aunque mucho menos común que en las mujeres – donde el bajo deseo es la dificultad sexual más frecuente – no es raro que un hombre note con tristeza que la llama del deseo no habita más en su cuerpo ni en su mente.

Para que el bajo deseo sexual se convierta en un desorden de la sexualidad, debe haber ausencia de fantasías o interés en el coito o cualquier otro tipo de actividad sexual. Además la persona debe estar experimentando un alto nivel de estrés o ansiedad por este motivo, o bien sentir que su relación de pareja y otras áreas de vida están siendo afectadas.

Aunque mucho menos estudiado que la disfunción eréctil y la eyaculación precoz, algunas estadísticas sobre el bajo deseo sexual en la población masculina son las siguientes:

  • Según un estudio realizado en 29 países sobre la sexualidad de personas entre 40 y 80 años – efectuado por Laumann y su equipo de investigación, Universidad de Chicago – la frecuencia de bajo deseo sexual en los hombres se ubica entre 13 y 28%.
  • El bajo deseo sexual – junto con la disfunción eréctil y las dificultades para lograr el orgasmo – se hacía más frecuente a medida que el hombre avanzaba en edad. Los investigadores concluyeron que los problemas sexuales en el hombre parecen estar más asociados con el estado de salud físico y con la edad que en las mujeres.
  • En los Estados Unidos se encontró que los hombres entre 50 y 59 años tenían 3 veces más de probabilidad de experimentar bajo deseo sexual que los hombres entre 18 y 29 años (National Health and Social Life Survey, 1992).

Una investigación publicada en el 2013 en el Journal of Sexual Medicine analizó la frecuencia y los motivos del bajo deseo sexual masculino en una muestra de 5255 hombres entre 18 y 75 años de Noruega, Croacia y Portugal. Un 14% de los participantes mencionó haber tenido ausencia de deseo por un período de dos meses o más durante el último año, siendo más frecuente entre aquellos hombres que estaban en una relación comprometida.

 Los hallazgos de esta investigación fueron los siguientes:
  • Quienes estaban experimentando períodos de depresión también presentaron bajo deseo sexual.
  • Aquellos hombres que tenían poca confianza en su capacidad eréctil tuvieron 5 veces más probabilidad de reportar bajo deseo sexual que los hombres que no estaban preocupados por su habilidad para mantener una erección.
  • Quienes no se sentían atraídos por sus parejas resultaron 2.7 veces más propensos a experimentar bajo deseo sexual que los hombres que sentían atracción por sus parejas.
  • Los hombres que estaban en relaciones largas y comprometidas tuvieron un 1.5 más de probabilidad de lidiar con un bajo deseo sexual.

Cuando a estos hombres se les preguntó directamente acerca de los motivos de su bajo deseo sexual, sus respuestas fueron las siguientes:

  • cansancio físico y fatiga
  • estrés laboral
  • problemas de pareja, tales como escasa comunicación, pareja pasiva sexualmente y conflictos interpersonales
  • vida sexual monótona y aburrida
  • estar largo tiempo con la misma pareja

Estos resultados nos muestran que el deseo sexual masculino no es un hecho mecánico, sino que depende de una multiplicidad de variables – biológicas, emocionales y de relación – tal como sucede con el deseo sexual femenino.

Es importante mencionar que ciertas condiciones de salud y algunas medicinas pueden ocasionar una disminución en el deseo sexual del hombre, tales como:

  • Debilitamiento físico y fatiga excesiva
  • Bajo nivel de testosterona
  • Depresión
  • Desbalances hormonales, como los problemas en la tiroides o niveles altos de prolactina
  • Efecto fisiológico directo de alguna enfermedad o discapacidad que ocasione fatiga, dolor o malestar grave: artritis, cáncer, enfermedad pulmonar, insuficiencia cardíaca o renal, enfermedades del hígado, entre otras
  • Incontinencia de orina o heces
  • Medicinas como los antidepresivos y aquéllas que reducen los niveles de testosterona, como los que se usan para el cáncer de próstata

Acciones generales si estás experimentando bajo deseo sexual

  • Consulta con tu médico para descartar cualquier condición de salud o medicamento que pudiera estar afectando tu nivel de deseo sexual.
  • Conversa con tu pareja. Cuando la pareja se demuestra afecto entre sí en cada acto cotidiano y cada integrante comunica efectivamente sus necesidades sexuales, existe menor riesgo de problemas sexuales.
  • Rompe con la monotonía sexual. Haz todo lo posible por ubicar al sexo en un lugar importante en tu vida y reinventa tu vida sexual cada día.
  • Maneja el estrés y la ansiedad. Un estilo de vida sano reduce el estrés, así que haz más ejercicio físico, duerme lo suficiente y consume alimentos sanos. Dedica espacios de tiempo para relajarte y conectar con tu paz interior.

Fuente about.com