¿Cómo es el perfil de la mujer española infiel?

Aunque es difícil que coincidan todos los parámetros o características, es cierto que cometer infidelidades, o al menos ser más propenso a hacerlo viene definido por un perfil específico de personalidad.

infiel

Estos días hemos hablado en Intimo Centro Mujer acerca de las infidelidades. Y realmente reconocemos que los cambios han llegado al mundo de las mujeres en ese sentido. De hecho, si la igualdad parece haberse convertido en la consigna de nuestras vidas, la igualdad también ha llegado a este ámbito. Y casi somos tan infieles como ellos. Al menos eso es lo que dicen todos los estudios que se han publicado en los últimos años al respecto. Y algunos, pretenden ir un poco más allá, como es el caso del que publicó recientemente el portal de citas extramaritales Victoria Milan, en el que pretenden crear el que sería el perfil de la mujer española que es infiel.

Aunque todo este tipo de cosas son siempre muy relativos, y dependen de la personalidad de cada cual, sí que es cierto que hay algunas características que parecen repetirse en quién busca algo más allá de la relación que tiene. Eso no significa que toda mujer que cumpla los requisitos vaya a ser infiel por naturaleza, ni tampoco que la que no los cumpla está exenta de poder tener una aventura. Sin embargo, todos esos rasgos que tienen en común las que de forma más corriente tienen una relación fuera de la pareja habitual, significan también muchas cosas que analizamos en el último párrafo.

El estudio al que estamos haciendo referencia hoy afirma que en realidad las mujeres infieles son por lo general aquellas que rondan los 36 años, que tienen estudios universitarios y que actualmente están empleadas en su sector. Tienen una amplia independencia económica y se consideran a sí mismas cálidas, apasionadas y muy divertidas. Un perfil independiente que busca en las relaciones fuera de la pareja habitual más sexo, juegos preliminares, sexo oral o pasar un buen rato con todo tipo de juguetes sexuales. Es decir, lo que la mueve a la infidelidad es puramente el sexo.

El hecho de que la mujer infiel sea económicamente independiente, tenga su trabajo al que se dedica profesionalmente, y una vida social propia no es casual. Ese tipo de mujer es el que han alcanzado por decirlo de alguna manera el mismo estatus que el hombre, y puede por lo tanto tener las mismas exigencias que él al moverse en un mundo que antes era solamente masculino. Y aunque a ellos no les guste, la igualdad parece haber llegado a todos los ámbitos, y para quedarse.

Fuente centromujer.es