octubre 12

Etiquetas

David Bowie hacía orgías con su esposa y Mick Jagger

Se trata de una biografía no autorizada por el cantante, y firmada por Wendy Leigh

mick jager

David Bowie y su mujer Angie organizaban orgías en su residencia londinense de Chelsea a las que asistía regularmente Mick Jagger, quien se llegó a acostar con la mujer de Bowie. Es una de las revelaciones recogidas en el libro «Bowie: The Biography», que acaba de ser publicado. Se trata de una biografía no autorizada por el cantante, y firmada por Wendy Leigh.

Se confirmatía de este modo lo revelado hace ya unos años por Christopher Andersen en «Mick: The Wild Life and Mad Genius of Jagger», una biografía sobre el cantante de Rolling Stones en la que asegura que «Mick Jagger y David Bowie estaban fascinados el uno por el otro, como artistas y como hombres».

Angie y David estuvieron casados durante diez años, en los alocados años setenta. Aquellos años de experimentación, libertad y alguna que otra droga hacían que algunas celebrities quisieran ir un paso más allá y abrieran las puertas de su domicilio a bacanales sexuales.

Según relata ahora Wendy Leigh. en el libro, David ofrecía orgías en su casa de Londres en la cual tenía una sala especial para esta clase de eventos. En la enorme cama que presidía la estancia, se daba rienda suelta a todo tipo de fantasías eróticas.

Entre los invitados de sus juegos sexuales se encontraba el líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, que no sólo participaba activamente en los encuentros sexuales de Bowie sino que llegó a mantener sexo con la mujer de éste mientras él les observaba.

De ser ciertas las afirmaciones de Vicki Hodge en el libro, Bowie y su mujer se lo pasaban en grande y así lo relata la ex modelo: «Angie y David organizaban las orgías más increíbles de Oakley Street y Mick participaba muy activamente. Bowie, que es abiertamente bisexual, no parecía sentir celos cuando Mick mantenía relaciones con su esposa y es que para David el sexo es una cosa para disfrutar y abrir la mente».

Según la publicación, no había reglas entre Angie y Bowie, ni había nada más allá de pasar un buen rato nocturno. Al finalizar la noche «les daban la mano a los invitados y seguían amándose como si nada hubiese ocurrido».

Fuente abc.es