7 consejos para tener una relación abierta

Todas hemos escuchado sobre esas relaciones sin ataduras. Son casi como una leyenda urbana que circula de boca en boca., despertando la curiosidad de mujeres y hombres. Porque al final del día, cuando estás acostada en tu cama a punto de quedarte dormida, de la nada te llega la pregunta, ¿podría tener una relación abierta?

Relaciones Abiertas

Si estás convencida de que quieres probar este tipo de relación, te dejamos algunos consejos para lograrlo. No olvides que cada relación es única y que no siempre los estándares de la sociedad le acomodan a todos. Estos tips son una guía pero lo más importante es que tú y tu pareja se sientan a gusto con la situación.

1. Las cartas sobre la mesa

Si la curiosidad te ganó y tienes ganas de intentar una relación abierta, lo primero y lo más importante es que le comuniques la situación a tu pareja. Siéntate con él, en un momento apropiado (no a la mitad de una cena familiar o en el cine). Se considera al mencionar tu curiosidad, pero sé honesta con respecto a tus emociones y pensamientos. Explica que es algo que te gustaría intentar, si los dos están de acuerdo, podrás dar el siguiente paso. Si no, entonces encuentren una forma de ayudar a que su relación monógama evolucione.

2. Reglas básicas

Obviamente las reglas de una relación abierta varían de pareja a pareja, pero todas son muy importantes. Una vez que decidan intentarlo, siéntense y hagan una lista de los límites con los que ambos se sientes cómodos. Escríbanlos y platíquenlos antes de dar el siguiente paso. Esta es una etapa donde debes escuchar las necesidades del otro, pero no por eso olvidar las tuyas y dejar pasar cosas para que la otra persona no se sienta mal.

3. Comunicación

Estas son algunas de las reglas más comunes de las personas que se encuentran en una relación abierta. Recuerda que debes encontrar aquellas que funcionen para ti y tu pareja.

  • Siempre practica sexo seguro.
  • Nada de sexo con amigos en común.
  • Los encuentros sexuales no deben interferir con las costumbres o planes de la pareja.
  • El sexo sólo se permite cuando uno de ustedes está fuera de la ciudad.
  • El sexo con alguien más sólo se permite cuando tu pareja aceptó con anticipación.
  • El sexo sólo se permite si ambos participan.
  • No se permite tener sexo con alguien, fuera de la pareja, en la casa.
  • El sexo se permite en la casa, pero no en la habitación.

4. No tengas miedo a decir lo que piensas y sientes

Si establecen reglas que no funcionan o con las que no te sientes a gusto, asegúrate de tener un espacio para ajustarlas. Nadie dice que las reglas tienen que ser para siempre y por siempre. Obviamente algunas de ellas no funcionarán al principio, así que sé paciente.

5. Límites

¿Sientes que tienes que platicar cada uno de tus encuentros sexuales pero tu pareja preferiría que te lo guardaras (o viceversa)? Entonces definitivamente deben de hablar sobre los límites en los que se encuentran cómodos. Es importante que antes de que preguntes algo estés segura de querer saber la respuesta. Tal vez te interesa saber el qué y el quién, pero no necesitas saber casa uno de los detalles.

6. Un paso a la vez

El tiempo lo es todo. No corras. Considera tener una experiencia con otra persona y tu pareja, antes de que ambos salgan a buscar a alguien más. Siempre sean sinceros y no guarden resentimientos, platiquen las cosas.

7. No engañes

A menos de que las reglas que establecieron digan que tu pareja no quiere saber nada de tus encuentros sexuales, recuerda que engañar es engañar, aun en las relaciones abiertas. Cuando te guardas los detalles (o la experiencia completa), aun cuando sea porque sabes que rompiste las reglas y no quieres lastimar a tu pareja, puedes causar problemas graves y grandes. Una relación abierta funciona porque hay confianza en sus integrantes y una vez que eso se pierde, no queda nada más.

¿Creen que podrían tener una relación abierta? Déjenos sus comentarios.

Fuente actitudfem.com