Dime cómo duerme y te diré cómo es tu hombre

La mayoría de hombres nos preciamos de ser libros cerrados, casi herméticos y que es muy difícil que logren analizarnos y saber cómo somos realmente

people-106556_640

Sin embargo, hay ciertos momentos en que somos tan transparentes, que salen a flote características de nuestra personalidad que creíamos mantener en reserva, sólo para los más allegados a nosotros.

Uno de esos momentos se da mientras estamos profundamente dormidos, pues la posición que asumimos para hacerlo, dice mucho de nosotros. Por eso compartimos contigo este pequeño análisis, para que te diviertas un rato y aprendas a algo más de nosotros.

El convencional

Conocida como la posición fetal, de lado y con las rodillas casi tocando el pecho, es la posición preferida de aquellos que suelen asumir una actitud fría, dura y distante, pero que se les hace un nudo en la garganta con la muerte de la mamá de Bambi. También son personas que pueden lucir introvertidas, pero que una vez tomas confianza son bastante amistosos.

El sarcófago

Echado de espaldas con los brazos extendidos hacia abajo, es la pesadilla de quienes roncan, pues esta posición hace que este sonido sea más fuerte y molesto. Los que duermen así suelen ser hombres que prefieren mantener un bajo perfil y pasar inadvertidos; también son bastante exigentes consigo mismos y con los demás.

El caótico

Sin importar la dimensión de la cama, este hombre termina ocupando todo el espacio, de manera que nadie más se puede acostar y monopolizando las cobijas con súbitos movimientos bruscos. Más que una posición, es la forma de dormir de una persona con grandes preocupaciones o que tiene que tomar alguna decisión trascendental.

El que apapacha

Los hombres que duermen así siempre lo hacen de costado mientras abrazan una segunda almohada, como lo hiciera un niño con un gran oso de peluche, otros ponen la almohada entre sus piernas. Esta posición la adoptan los hombres protectores y románticos, pero celosos y desconfiados.

El Tozudo

Boca abajo con los brazos extendidos y doblados es como duermen los hombres que se caracterizan por ser en apariencia muy sociables, pero que resultan ser muy sensibles a las críticas. También suelen ser impulsivos y una vez toman una decisión difícilmente se echan atrás.

¿Sabes cómo duerme tu pareja? Compártenos tus opiniones.

Fuente imujer.com