Las caricias, el primer paso para revivir el deseo sexual

Una relación de muchos años, un episodio de infidelidad con tu pareja, experiencias pasadas con un interés meramente sexual, estrés, falta de atracción física hacia tu compañero/a y hasta los cambios hormonales, pueden ser algunos de los motivos que lleven a que pierdas el deseo sexual hacia tu pareja. ¿Cuál es la solución?caricias

¿Es posible tocarse otra vez aunque haya crecido una pared de hielo en medio de dos personas que se aman?

«A menos que la pareja se haya deteriorado demasiado, siempre se puede revivir el deseo sexual, recuperando como primer paso las caricias perdidas u olvidadas y volviendo a tocarse con cuidado», afirma el doctor Ernesto López Méndez, médico especialista en medicina familiar y psicólogo clínico, quien da algunas recomendaciones para afrontar este tipo de crisis de pareja.

López trata de transmitir a las parejas que la idea básica para resolver los problemas sexuales, es el aprendizaje de un nuevo método para fortalecer la relación afectiva y sexual.

¿En qué consiste?

Según el experto, si alguien quiere revivir el deseo, debe tener muy presente que esa persona con quien va a compartir sus caricias es única.

«Tomar en consideración a alguien quiere decir, entre cosas, aceptar que tiene perspectivas y ritmos diferentes, momentos oportunos para la relación y otros que no lo son, y, en consecuencia, nos pone frente al reto de desarrollar una fina capacidad de observación», sostiene López.

Además de ser el órgano más extenso del cuerpo, la piel también puede ser considerada el órgano sexual por excelencia, ya que si bien la vista es importante, el sexo comienza en la epidermis, en el contacto físico.

Acariciar permite descubrir sensaciones desconocidas
Los especialistas aseguran que acariciar a tu pareja es clave, más aún cuando se está intentando revivir el deseo. No son recomendables las prisas o el ir directamente a los órganos genitales.

Cuando una relación está comenzando, son frecuentes las caricias en todo el cuerpo antes de llegar a la cama. Entonces, para revivir esa llama que se ha apagado entre dos personas, es necesario volver a al prinicipio.

¿Qué produce la pérdida del deseo sexual hacia tu pareja?

Una de las principales causas está relacionada con las excesivas muestras de cariño que solo le trasmiten a la otra persona, ganas de tener sexo sin ir más allá.

Si este es el caso, el proceso de cambio podría ser tal vez bastante prolongado y habría que mostrarse afectuoso y cariñoso sin llegar al sexo. Todo es cuestión de estar atento a las señales verbales y no verbales de tu pareja.

Sin prisa y con suavidad

El sexo es una forma de relacionarse y la caricia es una señal de que tomamos en consideración al otro y que no tenemos prisa, y le dedicaremos tiempo. Para recuperar la pasión es importante ser suave e ir poco a poco.

«Cuando el deseo se ha ido apagando con el tiempo, uno ha podido convertirse para el otro en una persona que despierta  reacciones negativas. Incluso puede que el sexo haya  llegado a producir rechazo y miedo. En ese caso, los acercamientos bruscos, impositivos o desconsiderados solo empeoran las cosas», señala el psicólogo.

Empezar despacio te dará la oportunidad de descubrir dónde está todavía esa «chispa», hasta escuchar el tan anhelado «me gusta como lo haces».

¿Cómo lograrlo?

Es importante que los amantes se den permiso para probar y explorarse sin afán, con el tiempo suficiente para escuchar la respuesta a las caricias y probar el placer de todos los sentidos, para inventar, jugar y tomar con sentido del humor los intentos fallidos.

En todos los estados de una relación, los besos y las caricias tienen importancia decisiva, pero lo es más aún tomar en cuenta la sensibilidad del otro cuerpo a esos besos y caricias.

Fuente cromos.com.co