Balance sexual: ¿Cómo fue tu 2014 en la cama?

Diciembre es el mes para evaluar lo que nos dejó el año: ¿hubo más cosas positivas o negativas? ¿Cuáles nos gustaría cambiar a partir de enero? Lo mismo podemos hacer en el terreno erótico. Te facilitamos un cuestionario para ponerte a prueba… Si te animás.

sleep-123564_640

¿Qué te dejó el “año sexual” que está a punto de terminar? El siguiente cuestionario te ayudará a saberlo y, además, a pensar objetivos para el 2015. Si estás preparada para auto-conocerte, hacé memoria de lo que viviste en los últimos 365 días y contestá las siguientes preguntas:

¿Cuántas fantasías sexuales cumpliste este año?
A. Quizás alguna, ya ni me acuerdo.
B. Varias que teníamos pendientes.
C. ¿Fantasías? Ni pienso en eso.

¿Cuántas veces preparaste un ambiente que incitara al placer?
A. Me hubiera gustado, pero no tuve tiempo.
B. Muchas veces… ¡Imposible sacar la cuenta!
C. Eso es para adolescentes o para la Luna de Miel.

¿Cuántos conjuntos de ropa interior sexy te compraste en el 2014?
A. No fue necesario, uso los de años anteriores.
B. Uno rojo, uno animal print, portaligas, y mucho más.
C. Nada de eso: mi ropa interior es cómoda.

¿Te sumaste a las tendencias sexuales?
A. No sabía que había modas en el sexo.
B. Ya practicamos el petting, el splosh y el karezza.
C. No, ni lo haría.

Para calentar motores… ¿Se incitaron en público?
A. Hace tiempo que no hacemos algo así.
B. Nos dijimos palabras subidas de tono, nos tocamos por debajo de una mesa y otras cositas de ese estilo.
C. ¿Y si alguien se da cuenta? No me gusta hacer eso.

¿Incluyeron juguetes sexuales?
A. Ninguno de los dos lo propuso.
B. Claro que sí: juguetes eróticos, disfraces, y hasta me animé al látigo y las esposas.
C. Le dije que eso no es para mujeres como yo.

En su vida cotidiana, ¿con qué frecuencia se besaron o acariciaron?
A. Pocas veces, antes lo hacíamos más.
B. Todo el tiempo: no hace falta tener sexo para dar muestras de cariño o de deseo.
C. Casi nunca.

¿Cuántas posiciones sexuales practicaron este año?
A. Las clásicas: misionero y cuchara.
B. Hicimos un repaso del Kamasutra.
C. Así estoy bien, ¿para qué pensar en eso?

¿En qué situaciones te “lookeaste” más?
A. Ya casi no salgo de casa.
B. En las salidas románticas con mi pareja.
C. Para ir al trabajo, como debe ser.

¿Le confesaste a tu pareja qué cosas te dan placer y cuáles no?
A. No me lo preguntó.
B. Sí, siempre hablamos de nuestros gustos y necesidades.
C. De esas cosas no se habla.

Mientras tenías sexo, ¿pensaste en tus problemas laborales o en las necesidades de los chicos?
A. Siempre, por suerte terminábamos rápido y podía seguir con lo mio.
B. Me desconecto al 100% cuando hacemos el amor.
C. Nunca, porque casi no tuve sexo.

¿Quién tuvo más veces la iniciativa?
A. Mi pareja.
B. A veces yo, a veces mi pareja.
C. Eso es cosa de hombres.

¿En qué lugares de la casa tuvieron sexo, más allá de la cama?
A. Quizás en el living o alguna vez en la ducha.
B. Probamos en la cocina, el living, la ducha, el baño, el jardín, la cucha del perro…
C. Nunca lo hemos intentado en otro lugar.

¿Cuántas veces tuviste sexo este año?
A. Pocas. En realidad pensé más veces en sexo que las que lo concreté.
B. Mmmmm…. Perdí la cuenta.
C. Podría contarlas con los dedos de una mano.

Ahora, calculá cuántas respuestas A, B y C tuviste y mirá los resultados:

Mayoría de respuestas A
Para vos el sexo se convirtió en una rutina o en una obligación. Más aún, si tenés hijos. Este año “hiciste la plancha” y no te esforzaste por sumar nuevos estímulos. Pero no te preocupes: incluí entre tus objetivos para el 2015 el de probar cosas nuevas y tratar de recuperar la pasión. “El simple hecho de hacer algo diferente nos permite vivir una experiencia más excitante, que estimula nuestra imaginación y le da un aire de frescura a nuestra pareja de largo plazo”, asegura Alessandra Rampolla en su libro Juntos y revueltos, ¿para siempre? (Sudamérica). ¡Ponelo en práctica!

Mayoría de respuestas B
¡Felicitaciones! Leíste todos los libros eróticos, probaste nuevas posiciones, te sumaste a las tendencias sexuales o, simplemente, le pusiste onda a cada encuentro en la cama (y fuera de ella). Este año explotaste todo tu potencial en materia erótica. El balance es sumamente positivo y, para el 2015, tu objetivo tendría que ser mantener tu performance… O superarla.

Mayoría de respuestas C
Lamentamos decirte que de “año sexual”, el 2014 no tuvo nada para vos. Los encuentros fueron pocos y de baja calidad. Hay una notoria desconexión con tu pareja y el sexo dejó de estar entre sus planes. Están en alerta roja. La buena noticia es que siempre hay tiempo de revertirlo: solo tienen que proponérselo y esta época del año, con el 2014 pisándonos los talones, es ideal para proyectar un cambio.

Fuente elpais.com.co