enero 13

Etiquetas

4 conductas que delatan una relación “peligrosa”

Crítica, infidelidad, agresión, las señales pueden estar ahí, pero en muchos casos nos negamos a ver que estamos dentro de una relación peligrosa. También existe la posibilidad de no saber lo que estos indicios quieren decir de nuestra pareja y de nosotros mismos.

heart-239667_640

En las parejas que viven violencia, se está hablando de una relación asimétrica, de poder entre las personas y si bien la violencia se puede ejercer de muchas  maneras y sus consecuencias manifestarse en daños de diversa índole, todos  los actos violentos tienen en común el sometimiento y el control de la otra parte”, así lo afirma una investigación de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

El amor duele?

El amor o el temor por reconocer la realidad puede llevar a ignoras algunos rasgos del carácter de la pareja que indican riesgo. Por ello te presentamos algunas señales, con información del  Instituto Español de Agresión y Familia. ¡Cuídate!

1. Fanfarrón. Muestra una baja tolerancia a la frustración, no pueden retrasar o posponer la obtención inmediata de placer. La planificación es mínima, al igual que la consideración de otras alternativas y parecen aburrirse e inquietarse con gran facilidad. Cuando las cosas van saliendo como quiere, puede comportarse de forma agradable, ingeniosa o inteligente.

2. Abusivo o  sádico. Muchas personas se distancian de estos individuos, ya que se sienten intimidadas por sus formas bruscas y beligerantes. Las perciben como personas frías e insensibles a los sentimientos de los demás y que obtienen un gran placer compitiendo y humillando.

3. Voluble. Aunque este tipo de personas  necesitan de atención y afecto, actúan de un modo imprevisiblemente contrario, manipulativo y lábil en sus relaciones personales. En una reacción frenética a su temor al abandono y a la soledad, se comportan de forma iracunda y explosiva poniendo en peligro su seguridad y la de su pareja.

4. Todos están contra él. No sólo guardan rencor y no se olvidan de aquellos con los que se han relacionado en el pasado, sino que también presentan una actitud pendenciera, reacia y problemática hacia los recién conocido, bajo la patente desconfianza y vigilancia defensiva.

Los seres humanos no están acondicionado para sufrir dolor o maltrato. Recuerda, nadie lo merece y tú eres la única persona que puede determinar qué es lo que desea en su relación y futuro. ¡Cuídate!

Fuente salud180.com