7 causas del síndrome de excitación persistente

Las disfunciones sexuales usualmente impiden el desarrollo de una vida erótica plena, las cuales pueden ser, de acuerdo con su naturaleza, del deseo, de la excitación, del orgasmo y mixtas, según la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (AMSSAC).

síndrome de excitación persistente El síndrome de excitación sexual persistente (PGAD, por sus siglas en inglés) es una de las disfunciones sexuales raras que se caracteriza por la presencia de tensión genital y excitabilidad pero sin que exista deseo, lo cual no siempre concluye en un orgasmo, sino que vuelve a incidir en cierto tiempo, explica Francisco Cabello Santamaría, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología, en España.

De acuerdo con Irwin Goldstein, especialista de The Institute for Sexual Medicine y editor en jefe de la revista Journal of Sexual Medicine, entre las causas que detonan esta disfunción sexual se encuentran:

1. Uso de ciertos antidepresivos, como trazodona, o secundaria a la retirada repentina de selectivos de recaptación de serotonina (ISRS), como ocurre en el síndrome de discontinuación repentina SSRI.

2. Crecimiento de diminutos llamados quistes de Tarlov, a lo largo de sus espinas inferiores, los cuales además detonan la sensación de dolor, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Rutgers.

3. Su aparición también se ha relacionado con la presencia de malformaciones o tumores en la zona genital.

4. Otra de las causas de esta disfunción puede ser un cambio vascular considerable, así como las fluctuaciones de peso, apunta Javier Haya, del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Santa Cristina de Madrid.

5. Para algunas mujeres, la condición es provocada por el estrés y algunos trastornos psicológicos, según la International Society for Sexual Medicine.

6. Diversos estudios publicados en la revista Journal of Sexual Medicine relacionan este síndrome con ciertas condiciones neurológicas y del sistema nervioso, tales como la epilesia, o bien el fenómeno del nervio pudendo (la neurona sensorial que provoca la excitación).

7. Por otra parte, algunos especialistas han determinado que, en ciertos casos, este síndrome se detona por causas desconocidas.

La manifestación principal del PGAD es que las mujeres que lo sufren, se encuentran en un constante estado preorgásmico que, en ningún caso, se relaciona con la presencia de deseo sexual. Lejos de resultar grata, la sensación es desagradable y molesta.

Por lo anterior, puede ser una de las disfunciones sexuales más severas, debido a que es debilitante e incapacitante, ya que la necesidad de satisfacer la excitación, o bien por el dolor que genera, afecta la vida en todos los planos para una mujer, desde su autoestima, hasta el ámbito profesional o afectivo.

Fuente salud180.com