La técnica del feedback aplicado a la vida sexual

Una de las señales de una pareja sana es que conversan sobre su vida sexual con frecuencia y no evitan este tema.

teniendo sexo

Hablan sobre lo que funciona y sobre lo que no funciona, de un modo abierto y desprovisto de críticas. Llegan a acuerdos en los puntos en que tienen diferencias.

La frecuencia del diálogo puede variar de una pareja a otra. Para algunas, esta frecuencia puede ser semanal, para otras, mensual, e inclusive hay parejas que sólo necesitarán hablar sobre su vida sexual en profundidad cada seis meses.

No hay reglas en cuanto a la frecuencia, pero siempre será muy positivo para la relación tratar el tema, tal como se habla del trabajo, los niños, el dinero y las inversiones, las vacaciones, en fin, sobre todas las áreas de la vida en común.

Recuerda que la sexualidad es clave en toda relación de pareja, y si sientes incomodidad o vergüenza al hablar sobre ella, haz todo lo que esté a tu alcance para superar estas limitaciones. Puedes leer más sobre temas de sexualidad y pareja, libros de autoayuda, hasta acudir a consejeros o terapeutas si fuese necesario.

La técnica del feedback (retroalimentación) te ayudará a expresar con claridad y actitud positiva tus necesidades, deseos o inquietudes o tu pareja, haciendo que el mensaje llegue correctamente y evitando malentendidos.

Cómo dar feedback

El feedback beneficia a la persona que lo recibe si es dado de manera adecuada. Un feedback efectivo es descriptivo y no contiene etiquetas ni juicios de valor para descalificar a la otra persona. Nunca debe ser impuesto.

No exagera los hechos. Para darlo, es importante hablar por ti mismo, en primera persona, enfocándote en cómo estás sintiendo. La clave de una retroalimentación efectiva es que promueva el diálogo sincero y el acuerdo para mejorar la vida sexual de la pareja. También puedes proponer soluciones y solicitar un cambio en la conducta de tu pareja, si hay algo que te resulta desagradable. Algunos ejemplos serían:
  • Cuando tenemos sexo sólo una vez a la semana, yo siento que ya no me deseas/quieres como antes”.
  • Me siento muy incómodo/a cuando intentas de súbito tener sexo conmigo en la mitad de la noche y yo estoy dormido/a. ¿Crees que podrías cambiar eso, o tal vez despertarme primero con suavidad, para entonces yo participar también?”.

Cómo recibir feedback

En todo proceso de comunicación existe el potencial para el crecimiento, aunque a veces escuchar con atención nos parezca difícil o doloroso. Por ello, al momento de recibir feedback sigue estos consejos:

  • Respira para reducir la tensión y poder escuchar mejor.
  • Escucha sin interrumpir, no te opongas a lo que la otra persona está diciendo como primera reacción.
  • Pregunta para estar más claro, por ejemplo: “¿Podrías decirme qué cosas te hacen sentir amado/deseado? ¿Qué conductas y actitudes mías te harían sentir amado/deseado?”.
  • Acepta el feedback si te parece válido, y tómate tu tiempo para asimilar lo que has escuchado.

Nunca inicies una conversación sobre sexo en estas circunstancias

1. Antes, durante o después del encuentro sexual.

2. Cuando estés sintiendo alguna emoción negativa hacia tu pareja (resentimiento, dolor, ira, etc.) o alguna situación externa te esté afectando negativamente (estrés, preocupación, etc.).

3. Cuando dispongas de poco tiempo o ninguna privacidad.

4. Cuando te sientas inclinado/a a criticar a tu pareja y se pueda transformar en una forma de vengarte por otras cosas de la dinámica de pareja (no relacionadas con su vida sexual).

Fuente about.com