Sexo tántrico y otros trucos para recuperar tu deseo sexual

La filosofía del Tantra te puede ayudar a recuperar la libido perdida. Significa probar algo nuevo, huir de la rutina y descubrir una filosofía de vida que puede resultar apasionanteSexo tántrico

El Tantra considera el acto sexual como un medio para lograr el bienestar físico y emocional: si no hay deseo, no hay relación sexual posible, y por lo tanto, se produce un desequilibrio.

Para recuperar la libido, nada mejor que las caricias. Acariciar y ser acariciado ayuda a reducir la ansiedad provocada por el deterioro en las relaciones sexuales y a recuperar la confianza y la autoestima.

Acariciarse sin prisas y sin exigencias de penetración provocará la excitación.

Veamos a continuación los cinco pasos principales del sexo tántrico:

1. Durante un cuarto de hora aproximadamente, estimulaos el uno al otro todo el cuerpo, con movimientos circulares, pero evitando las zonas más erógenas. Un tiempo después, dedicad media hora a acariciaros de la misma manera.

2. Tumbaos desnudos en la postura conocida como la cucaracha (él la abraza a ella por detrás) durante el tiempo que queráis, pero sin llegar a la penetración.

3. Al día siguiente, podéis realizar caricias más íntimas (los genitales y los pechos, por ejemplo).

4. Pasad al masaje de las zonas erógenas durante una hora, aproximadamente.

5. Comenzad con la postura de ella encima de él, con penetración pero sin movimientos. El Tantra enseña a alternar períodos de penetración y de descanso, aprendiendo a disfrutar del momento y a paladear cada segundo de placer, así que seguidamente podéis llevar a cabo esta técnica, unos minutos de penetración y otros de descanso.

Los expertos en sexo tántrico creen que a través de este método, tu amante será capaz de hacerte completar los nueve niveles de orgasmo que se cree que poseen las mujeres, para llegar a la «pequeña muerte», el desvanecimiento que se produce al llegar al clímax máximo. Esta técnica, además, le enseñará a él cómo controlar su eyaculación, lo que garantiza que el tiempo de placer para ambos se multiplicará.

Las feromonas

Rezan los libros que las feromonas son sustancias químicas producidas por las glándulas sexuales de algunos animales (entre ellos el ser humano) para atraer al individuo de otro sexo. Su nombre procede del griego y significa, curiosamente, «llevo excitación».

Las feromonas se huelen o perciben de forma inconsciente y sirven para estimular el deseo sexual.
Hombres y mujeres segregamos feromonas: ellos a través del sudor, y ellas, a través de la secreción vaginal y el sudor.

Según algunas investigaciones, las mujeres que tienen relaciones sexuales al menos una vez a la semana estimulan al máximo la producción química de feromonas, con sus consiguientes efectos estimulantes en otras personas y en ellas mismas.

Las feromonas actúan sobre el cerebro, a través de un grupo de células nerviosas.

No son fácilmente perceptibles, porque no es el sentido del olfato el que las captura, sino el órgano vomeronasal (VNO), situado cerca del tabique nasal.

Al percibir las feromonas, este órgano emite una señal al cerebro, exactamente al hipotálamo, receptor de emociones y deseos sexuales.

Aunque no pueden ser percibidas directamente por el olfato, la industria de los cosméticos lleva muchos años explotando los beneficios de las feromonas.

De hecho, se han llegado a fabricar feromonas sintéticas para elaborar perfumes, champúes, cremas, pañuelos de papel o incluso preservativos.

Mejorar el deseo sexual a través de las plantas

La fitoterapia (ciencia que estudia la utilización de las plantas con finalidad terapéutica) recoge muchos ejemplos de plantas con propiedades energizantes y afrodisíacas, como las siguientes:

– La alhova o fenogreco (Trigonella foenum-graecum) aumenta la producción de estrógenos, por eso resulta especialmente útil en la menopausia. Empléala a modo de tisana, usando media cucharadita de semillas en un litro de agua.

– El perejil (Petroselinum crispum) también aumenta la producción de estrógenos.
Sumerge durante media hora un manojo de perejil en un litro de agua hirviendo, apaga el fuego y deja reposar una hora.

– La cola (Cola nitida) contiene alcaloides estimulantes, como la cafeína. Puedes tomar una infusión de una cucharada de polvo seco por litro de agua. Y de efectos equivalentes es el guaraná (Paullinia cupana), hoy en día presente en bastantes preparados dietéticos y en bebidas energéticas.

– El anís verde (Pimpinella anisum) tiene reconocidas propiedades afrodisíacas y puede ayudar a recuperar el deseo sexual.

– El ginseng (Panax ginseng) es utilizado como recurso tradicional para aumentar la producción de esperma, y facilitar la erección masculina, pero también parece aumentar el deseo femenino. Pero si tienes problemas cardíacos o de hipertensión, o estás embarazada, consulta antes con tu médico.

– Tradicionalmente, el jengibre (Zingiber officinale) se utiliza para despertar el deseo sexual del hombre y de la mujer.

– Tomar 15 gotas al día de vainilla (Vanilla planifolia) previamente macerada también puede servir para recuperar el apetito sexual.

– Se cree que el hinojo (Foeniculum vulgare) aumenta el deseo sexual. Hay que macerar la planta durante dos semanas y tomar un vaso de la mezcla cada noche.

– El apio (Apium graveolens), tanto crudo en ensalada, como su jugo, actúa como un excelente depurativo y afrodisíaco.

– Las semillas de la alcaravea (Carum carvi) una planta utilizada para sazonar conservas, también tienen reconocidas propiedades estimulantes.
Y recuerda, el mejor y más potente afrodisíaco es la risa y una buena comunicación entre la pareja.

Y algunos alimentos afrodisíacos

Para cerrar el apartado dedicado a repasar cómo puedes recuperar tu deseo sexual, y antes de recomendarte que acudas a un especialista si no han funcionado ninguno de los métodos que acabamos de exponer, te proponemos algunos alimentos con fama de ser grandes estimulantes sexuales:

– El azúcar moreno: una ligera hiperglucemia es siempre beneficiosa para despertar la libido, ya que la falta de azúcar provoca una mayor producción de adrenalina y esta hormona bloquea cualquier respuesta favorable al sexo.

– La avellana se consume en algunos pueblos en el banquete de boda e incluso se coloca en cestillos junto a la cama de los recién casados.

– La canela parece tener un efecto casi inmediato.

– La nuez también está presente en todas las noches de bodas antiguas, y muchos postres la incluyen.

– La miel: la expresión «luna de miel» nace de la costumbre que había hace años de regalar a los amantes jarras llenas de miel para que sus primeros escarceos amorosos tuvieran éxito.

– Como se sabe, el marisco en general es un buen afrodisíaco para hombres y mujeres. Se debe a su riqueza en zinc, mineral muy necesario para una buena lubricación vaginal durante el sexo.

– Los alimentos con caroteno (el mejor ejemplo son las zanahorias) poseen una sustancia que se asemeja a los esteroides y, por ello, ayudan a elevar la cantidad de hormonas sexuales.

– Y aquellos que contienen niacina (vitamina B 3) ayudan a aumentar la irrigación sanguínea y, con ello, un mayor trabajo del órgano bomero-nasal. Por ejemplo, higos y espárragos.

Fuente cirutips.com