Disfunción eréctil: la ansiedad es la culpable en el 80% de los casos

Entre los 18 y los 35 años, solo 2 de cada 10 hombres padecen falta de erección por causas orgánicas. Un psicólogo nos ayuda a entender la problemática. 

Foto de la fuente

Foto de la fuente

“Estoy cansado” o “en este momento no tengo deseo” son frases que, por una cuestión de machismo, los hombres evitan pronunciar. Pero es el pene el que se encarga de decir “no” mediante la falta de erección.

Este tipo de situaciones se potencian en los varones jóvenes. Es común que, en alguna oportunidad, hayan padecido disfunción eréctil como consecuencia de uno de estos factores:

 – Cansancio.

– Primer encuentro sexual con esa persona.

– Exceso de alcohol.

– Consumo de sustancias.

– Falta de atracción.

– Problemáticas orgánicas.

– Ansiedad excesiva.

– Algún trastorno psicólogo.

Si bien es normal que en alguna oportunidad el varón no tenga erección, el problema puede surgir por la interpretación distorsionada o errónea que cada sujeto realice de dicha situación. Por ejemplo:

– “Si no logro tener la erección voy a pasar un papelón”.

– “Se va a burlar de mí con sus amigas”.

– “Si fallo me va a dejar”.

Las interpretaciones distorsionadas provocan el aumento de la ansiedad que genera la inhibición de la respuesta sexual normal. Esto lo podemos ver en un caso de la práctica clínica:

Juan, de 23 años, consulta muy angustiado porque desde hace un tiempo padece disfunción eréctil. El joven relata que antes del encuentro sexual le aparecen pensamientos negativos, como no poder lograr tener erección, lo cual activa el sistema de alarmas – sistema autónomo simpático-. Sufre de tensión y ansiedad, que aumentan producto del estado de desesperación por no lograr tener erección y provocan la disfunción eréctil.

¿La ansiedad es la causa principal?

Los diferentes estudios e investigaciones muestran que en varones jóvenes (de entre 18 y 35 años) la disfunción eréctil se da en un 80 % por ansiedad excesiva y solo un 20% por causas orgánicas. Al ir aumentando la edad en el hombre, la incidencia de los factores físicos va creciendo.

Con respecto a los posibles tratamientos, los estudios muestran que la terapia cognitiva conductual, combinada con las técnicas de las terapias sexuales, resultan muy efectivas para el abordaje de estas problemáticas.

Por Santiago Gómez, psicólogo especialista en terapia cognitiva. Este trabajo va a ser desarrollado en el Congreso Latinoamericano sobre Terapia Cognitiva a realizarse durante mayo en la ciudad de Santiago de Chile.

Fuente clarin.com