Potencia tu deseo en 10 pasos

La falta de deseo sexual es un trastorno sexual muy frecuente, sobre todo en las mujeres. Se trata de un bajo nivel de interés sexual y la persona afectada no dará el primer paso para una relación sexual ni responderá a los acercamientos de su pareja.
sex
Es un problema que causa mucha frustración e impotencia. Las personas que acuden al especialista suelen asegurar que no necesitan el sexo pero que entienden que es una parte importante de la pareja y temen que acabe con la relación.

Algunas veces detrás de este problema se oculta simplemente una diferencia en niveles de interés sexual entre los miembros de la pareja.

Todas las personas pasamos por momentos de bajo deseo sexual y estos consejos pueden ayudar a volver a niveles deseados. Si tu problema dura más de 6 meses, es aconsejable acudir a un especialista aunque probar estos pasos puede ayudarte.

1. Descarta causas físicas

Algunos factores físicos pueden afectar al deseo sexual. El más común es el uso de anticonceptivos hormonales que además disminuyen la lubricación vaginal. Otros fármacos como los antidepresivos también disminuyen la libido.

También trastornos hormonales como hipertiroidismo, déficit andrógenico o los producidos en el periodo de menopausia.

Si llevas más de 6 meses con un problema de falta de deseo, acude primero al médico para que descarte problemas hormonales o falta de vitaminas. Si todo está correcto acude al terapeuta sexual.

2. Dedícate tiempo a ti misma

Nuestras vidas están llenas de estrés, combinar el trabajo fuera de casa con la familia y la vida social es muy ajetreado y muchas veces nos olvidamos de lo más importante… nosotras mismas. Dedica un tiempo a la semana exclusivamente a algo que te guste a ti; puedes tomar un baño relajante, hacer ejercicio, ir a ver alguna exposición, darte un masaje, ir de compras. Aumentará tu autoestima y eso es muy importante para del deseo sexual.

3. ¿Sexo o coito?

Párate un momento y pregúntate qué es aquello que no te apetece hacer. Tenemos una idea del sexo muy centrada en la penetración y a veces entramos en una dinámica en la que no se puede comenzar una sesión erótica si no termina en coito. Si te apetecen las caricias, los besos, los abrazos, el sexo oral o la masturbación ¡eso también es sexo!

Pon los limites y aprende a decir no… ¡y sí!

4. Fantasea

¿Has oído alguna vez aquello de que el sexo llama al sexo? Bueno, pues el cerebro no distingue si estás teniendo sexo de verdad o son imágenes en tu cabeza. Así que date una pequeña sesión de “sexo mental” y dale a tu cuerpo la dosis necesaria para que active los sentidos.

5. Pídele una cita

La rutina en las relaciones de pareja puede llevar a largas fases de falta de deseo. Trata de pasar más tiempo a solas con tu pareja, haced cosas con las que disfrutéis y conectéis de verdad.

6. Escribe un relato erótico

Este es un ejercicio que puedes hacer sola o en pareja. Escribe un pequeño relato erótico, puede contener las técnicas sexuales que a ti te apetezcan más. Descubre los escenarios y situaciones que más te sugieren, quizás puedas utilizarlos más adelante.

7. Un pequeño esfuerzo

Parte del problema de falta de deseo es el factor de la pereza. Prueba a dejarte llevar aunque no sea lo que más te apetezca en el mundo, pero hazlo sin exigirte disfrutar o tener un orgasmo.

8. Lee una novela erótica

Una buena manera de fantasear si te cuesta un poquito imaginar por ti misma es hacerte con una buena novela erótica. Tenla en la mesilla de noche y lee algunas páginas antes de acostarte, notarás los resultados en pocos días.

9. Mastúrbate

Como lo oyes. Siguiendo con el lema de “Sexo llama a sexo”, masturbarte fantaseando activará tu cerebro y tu cuerpo y lo preparará para más placer. Probablemente tampoco te apetezca disfrutar tú sola, pero es una buena técnica para mejorar el deseo.

10. Masaje en pareja

No olvidéis tocaros y mimaros aún cuando no hay sexo previsto. Planead un masaje reciproco, preparad la habitación para pasar un rato perfecto y disfrutad de las caricias.

Fuente doctissimo.es