Prolonga los preliminares

Para tener gran sexo, hay que tener un buen calentamiento y aquí te damos unos nuevos trucos para que la calentura suba y suba.


erotico


Nuevas zonas erógenas
El área entre tu barbilla y tu garganta es la parte más sensible de tu cuello. Haz que tu galán pase su lengua por esta zona.
Tú, cubre sus testículos con la mano, acarícialos y masajea la base de su pene. Le provocarás sensaciones nuevas.
Masaje candente
Haz que se acueste boca abajo, después móntate sobre su espalda, alineando tu clítoris con su sacro (el hueso aplanado en la base de su columna, arriba de las pompas). Mueve tu cadera mientras masajeas su columna con ambas manos. La fricción te excitará y despertarás los nervios sacros que se conectan con sus genitales.
Caricias más hot
Haz que tu galán te abrace de cucharita mientras alcanza tus senos y los estimula acariciando la piel sobre la aureola. Mientras tanto, recorre su muslo interno con tus dedos, deteniéndote justo antes de alcanzar el escroto y luego retrocede. La piel de esta área es delgada, lo que la hace muy sensible. Además, acercarte a sus genitales sin tocarlos lo mantendrá en un estado de excitación suspendido. Ahora susúrrale algo sexy, subirán sus niveles de testosterona y, por ende, la excitación.
Trabajo manual
Es hora de regresar a los clásicos. Métete a la regadera con él, enjabónate las manos y envuelve su pene con una de ellas: aprieta mientras te mueves de arriba abajo, después cambia a movimientos más rápidos y cortos en la cabeza del pene. Si no sabe lo que sigue, su excitación se intensificará.
Sorpréndelo con estos juegos previos y el sexo será increíble.