¿Qué es la infección por el Virus del Papiloma Humano?

La infección por Virus del Papiloma Humano (VPH) es una infección de transmisión sexual que puede afectar a varones y mujeres.virus-del-papiloma-humano1
Se transmite por el contacto genital con zonas de piel infectadas por el virus cuando se tienen relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Ten en cuenta que no es necesario tener una relación sexual con penetración para que se produzca la infección (www.educarhoy.org); el contacto entre los genitales es suficiente.

Hay más de 40 tipos distintos de VPH. Algunos tipos producen verrugas genitales y otros pueden llegar a producir cáncer de cuello de útero y también cáncer de vulva, vagina, pene, ano y de garganta (si se tienen relaciones orales). La infección por VPH suele desaparecer sola pero puede permanecer y producir las verrugas o el cáncer. Las verrugas pueden aparecer varios meses después del contagio y el cáncer al cabo de años, por lo que la persona puede infectar, sin saberlo, a las personas con las que tenga contactos genitales. Se debe consultar al médico si se observan verrugas en los genitales.

La infección del cuello del útero no suele dar síntomas. Se aconseja que las mujeres sexualmente activas se realicen revisiones ginecológicas periódicas para detectar la infección del cuello del útero por el VPH y evitar que progrese a cáncer, o en su caso, para detectar el cáncer en sus etapas iniciales y poder tratarlo cuanto antes.

Una persona que se ha infectado por un tipo determinado de VPH, se puede infectar de nuevo por otros tipos distintos de VPH.

¿Cómo se contagia?

El VPH se contrae generalmente a través del contacto sexual, aunque no necesariamente tiene que existir penetración para producirse el contagio, ya que el virus también puede ser transmitido de una persona a otra mediante el contacto “piel a piel”. Por lo tanto, la utilización del preservativo no protege completamente del riesgo de infección.

Síntomas

La mayoría de las infecciones por VPH son asintomáticas y transitorias, pues se resuelven de forma espontánea sin que la persona infectada haya notado ningún síntoma, ya que el sistema inmunitario (las defensas), lo eliminarán completamente y sin dejar secuelas complicaciones).
En algunos casos aparecerán verrugas genitales o condilomas como único signo de infección. La mayoría de las veces, la única manifestación de la presencia viral es la alteración que ésta produce en el estudio citológico del cérvix (citología con tinción de Papanicolaou).
Solo cuando la infección es persistente (alrededor de 10 años), y se dan una serie de circunstancias desfavorables, podría llegar a desarrollarse un cáncer (de cérvix, vulva, vagina, pene, ano, etc.)

¿Cómo se detecta?

Existen varias pruebas para detectar la presencia del virus, pero lo que realmente interesa es detectar si la infección ha sido capaz de producir daño celular. Esto se puede comprobar mediante la citología con tinción de Papanicolaou, y en caso necesario, será la biopsia la que finalmente diagnostique la existencia de un cáncer.

Recuerda que empezar pronto a tener relaciones sexuales, haber tenido más de una pareja sexual a lo largo de tu vida o mantener relaciones sexuales con una persona que ha tenido otras parejas o haya tenido otra ITS, aumentan el riesgo de contagiarse. Como en otras ITS, no olvides que el preservativo reduce, pero no elimina totalmente el riesgo de transmisión. Además, en el caso del VPH reduce menos el riesgo que en otras ITS porque el preservativo puede no cubrir la zona genital que está infectada. Es decir, el contagio es posible a pesar de utilizar preservativos.
De hecho, el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. recomienda que para evitar esta ITS, lo mejor es abstenerse de relaciones sexuales o tener relaciones mutuamente monógamas con una pareja que no esté infectada.

Las vacunas contra el VPH únicamente protegen de la infección producida por los tipos 6, 11 (responsables sobre todo de verrugas) y 16 y 18 que suelen ser los que con más frecuencia pueden terminar produciendo cáncer. Sin embargo, recuerda que una persona vacunada puede infectarse por otros tipos de VPH, algunos de los cuales también llegan a producir cáncer.

Fuente abc.es