agosto 03

Etiquetas

Chloe Khan cuenta lo que pasa en la cabina del piloto durante un vuelo trasatlántico

Cuando montamos en un avión pensamos que los pilotos sólo están preocupados por llevar a los pasajeros a buen puerto, pero algunos tienen otras inquietudes…

Chloe-Mafia

Cuando montamos en un avión pensamos que los pilotos sólo están preocupados por llevar a los pasajeros a buen puerto, pero algunos tienen otras inquietudes…



 

La cantante y modelo británica Chloe Khan –también conocida por su nombre artístico, Chloe Mafia– ha revelado al tabloide británico Daily Star que un piloto de Kuwait Airways, que se hacía llamar naughty pilot (algo así como “piloto travieso”), invitó a ella y a una amiga a viajar en la cabina, mientras fumaba y les ofrecía champán.

El piloto, que cubría la ruta de Londres a Nueva York, pidió a una azafata que llevara a Khan y a su amiga a la cabina tan pronto se hubiesen apagado las luces de los cinturones de seguridad, algo totalmente prohibido por los protocolos de seguridad impuestos tras los atentados del 11-S. Cuando Khan le preguntó si se podía estar en la cabina y beber y fumar junto al comandante este les dijo que allí él ponía las reglas y que la gente era demasiado quisquillosa.

Nos enseñó qué hacía cada botón y nos dijo que nos podíamos sentar en sus rodillas, ponernos su gorra de comandante y pilotar el avión

Durante varias horas el piloto entretuvo a las chicas cantando canciones como Hakuna Matata, de El Rey León Un-break My Heart, el éxito de Toni Braxton. Pasado un rato, la cosa se empezó a calentar. “No estaba bebiendo mucho y cuando me preguntó por qué le dije que me estaba recuperando de una operación de mis pechos”, explica Khan. “Entonces me preguntó si podía verlos pero estaban vendados así que le dije que no”.

Mientras el comandante presumía de haberse acostado con la mitad de las azafatas, el copiloto se mantenía al margen de todo lo que ocurría, haciendo como si no estuviera pasando nada. “Por suerte parecía más concentrado en pilotar”, asegura Khan.

Un piloto en apuros

Aunque la modelo reconoce que los pilotos no bebieron en todo el trayecto, el capitán se fumó 40 cigarrillos en el transcurso del viaje, algo que también está prohibido desde 2007, y que, unido a la importante brecha de seguridad que implica dejar entrar a los pasajeros en la cabina, podría costarle más de un disgusto laboral.

“Esto no es algo que debiera pasar”, asegura en el Daily Star el experto en aviación Chris Yates. “Los pilotos no pueden dejar que gente sin autorización acceda a la cabina. Hacerlo pone a los pasajeros en riesgo”.

Tampoco es que Khan pueda presumir de un comportamiento ejemplar. La modelo se hizo conocida en Reino Unido tras ser expulsada del proceso de selección de Factor X por consumir cocaína y presumir ante las cámaras de cobrar 160 libras la hora como prostituta. Hoy dirige Speartmint Rhino, una cadena de clubs de striptease propiedad de su marido, el multimillonario John Gray.

Fuente elconfidencial.com