agosto 08

Etiquetas

Malas razones para casarse

Encontrar a la persona junto a la que quieres despertar el resto de tus días es una muy buena razón para casarte. El deseo de formar una familia y el de compartir todo lo que eres con alguien más, también lo son. Pero así como hay motivos perfectos, hay algunos que te conducen hacia una decisión equivocada.



Llegaste a esa edad

Siempre soñaste con casarte antes de cumplir 30, tus amigos lo están haciendo y en cada evento familiar aparece la tía con un “¿y ustedes para cuándo?” No dejes que el paso del tiempo y la presión externa te lleven a tomar una decisión tan importante. Cásate cuando te sientas preparada para hacerlo y hayas encontrado alguien que también lo esté.

Falló la píldora

Antes de tomar la decisión piensa, ¿si no estuviera embarazada, también querría casarme con él? Un niño necesita un hogar estable y lleno de amor y no uno en el que dos personas están juntas solo porque él apareció en este mundo. Es mejor llegar a acuerdos amistosos y compartir su crianza separados, que unirse si no es lo que en verdad desean.

Tu pareja te lo pidió

Tu chico preparó una cena sorpresa y está ahí, de rodillas, ofreciéndote un hermoso diamante. Resistirlo no suena fácil pero no debes sentirte obligada a aceptarlo sino estás convencida de querer pasar el resto de tu vida con el anillo… y con el que venía con él.

Quieres la fiesta de cuento de hadas

Pasaste tu infancia casando a Barbie con Ken y viendo películas de princesas, y desde que tienes memoria has soñado con esa noche especial en la que serás el centro de la fiesta y todo saldrá increíble. Antes de seguir comprando revistas de novias recuerda que por más perfecta que sea, la fiesta solo durará unas cuántas horas y al día siguiente tendrás que enfrentarte a la realidad. ¿Estás dispuesta a pagar ese precio?

El matrimonio unirá lo que está roto

Si hay problemas en la relación, casarse lejos de solucionarlos, los hará más grandes. Arregla lo que no funciona primero y después piensa en dar el siguiente paso.

Y tú, ¿qué otras incluirías?