Orgasmos fingidos

El 66 % de las mujeres admitió haber usado quejidos y gemidos para acelerar la eyaculación de su pareja y el 79 % gritó, para fingir un orgasmo.

ed87_p23_orgasmo

La universidad Central Lancashire (UCLan), en conjunto con la Universidad de Leeds, en Inglaterra, realizo un estudio de comportamiento sexual; donde los investigadores británicos revelaron que las mujeres fingen en la cama para estimular a sus parejas y, de alguna manera, sacar ventaja. Parte del estudio se dirigía a descubrir el por qué las mujeres son más expresivas que los hombres durante una relación sexual. La investigación se realizó en 71 mujeres con un rango de edades de los 18 a los 48 años, con las que se clasificaron los sonidos emitidos en categorías como “gemido/ quejido” y “grito/chillido”, o con comandos de instrucción como las palabras “si” y “más”, para luego ver en que etapas las usaban y comprobar si el ruido correspondía con el momento del orgasmo.

Las conclusiones revelaron que usan estas vocalizaciones un 50 % de las veces que no pueden llegar al orgasmo y lo hacen para acelerar el proceso sexual, porque sienten cansancio, aburrimiento, dolor o realmente no se encuentran satisfechas. El estudio también reveló que es muy común que las mujeres lleguen al orgasmo femenino en momentos previos al acto sexual y no necesariamente durante éste.

Los resultados fueron sorprendentes, pues el 92 % de las mujeres “engañó” para apoyar la autoestima del hombre y hacerlo sentir más confiado en su actuación sexual. El 66 % de las mujeres admitió haber usado quejidos y gemidos para acelerar la eyaculación de su pareja y el 79 % gritó, para fingir un orgasmo.

Pero el mundo de la actuación sexual no es una exclusividad de las mujeres, pues los hombres también fingen orgasmos. Ellos también se las ingenian en la cama para hacerle creer a su pareja, que son buenas amantes o quitarse de e cima una relación muy aburrida. “Ellos no hacen nada del otro mundo, simplemente se comportan como siempre: empujan un poco convulsivamente, gimen, se quedan un rato quietos y ya está” asevera una sexóloga. Usualmente la mujer se da cuenta rápidamente que todo es una farsa.

Es necesario indagar en el estado en que se encuentra su vida sexual y así descubrir que es lo que verdaderamente pasa con nuestra pareja. Los especialistas afirman que una persona que verdaderamente conoce a su pareja, no puede ser engañada y que este tipo de engaño se da en relaciones casuales o esporádicas, donde el desconocimiento (por el contacto ocasional) ayuda a propiciar esta situación, que no es muy satisfactoria para ninguna de las partes.

@sexlecciones
sexolecciones@gmail.com