América Latina lidera el turismo sexual infantil

20150609142946_131

México, Brasil, Colombia, Perú y Argentina son algunos de los países más afectados por los extranjeros que hacen uso de la prostitución de menores, tal y como destacan en el medio Infobae, mediante un mapa realizado por Unicef.

Según estos estudios, la mayoría de turistas que recurren a la prostitución infantil, lo hacen de una forma ocasional, pues no buscan esto expresamente, si no por encontrarse con la disponibilidad de estos niños y se aprovechan de ellos. Este es el argumento que destaca la especialista Selma Fernández, vocera del Programa de Prevención de la Explotación Sexual Comercial Infantil que pertenece a la red Ecpat International.

Estados Unidos, Europa y Canadá son los países de donde más ciudadanos, aprovechan la vulnerabilidad de estos niños centro y sudamericanos, al parecer es muy fácil y barato, debido a las condiciones socio-económicas en las que viven. Incluso ropa y alimentos son intercambiados usualmente por sexo. Ecpat afirma que esta situación se produce en cualquier contexto – país rico o pobre – pero aclara que la desigualdad y las condiciones de pobreza son claves para concretarse estas abominables situaciones.

Se desconoce el verdadero alcance y naturaleza de este aberrado fenómeno sexual, debido a que es un problema muy difícil de abordar. En general todos los países afectados lo ocultan, por lo que no hay estadísticas y al plantearse como una situación totalmente ilegal es muy difícil de manejar, además de que no es reconocido como “problema” en algunas culturas.

Al parecer, es una tendencia creciente, a pesar de campañas y medidas en contra, que están logrando tímidos resultados en países como Tailandia, considerado como la meca para el turismo sexual infantil. Es importante destacar que los logros que se han conseguido en Tailandia, son aprovechados por países vecinos como Vietnam o Camboya, para tomar el relevo en esta horrible practica.

Una de las herramientas que se ha tomado como insignia en la lucha contra este flagelo es el “Código de Conducta” una especie de “pacto” que han firmado más de un millón de operadores turísticos alrededor del mundo, agentes de viajes, aerolíneas, hoteles, sitios de recreación y otros establecimientos que funcionan por y para el turismo. En este documento asumen un compromiso de luchar en forma activa en contra de la prostitución de niños, niñas y adolescentes e incluso introduciendo una clausula en los contratos que establece el rechazo común a esta explotación inhumana.

Fuente: viajesboletin.com