Sexo feliz a una edad avanzada

El Congreso 64 de la Sociedad Gerontológica de América (GSA), realizado en Boston, culminó un estudio que reveló, que las parejas que mantienen relaciones sexuales a edad avanzada, llevan una vida más feliz, que las que ya no tienen relaciones sexuales. Adrienne Jackson, y su equipo de investigadores, determinó que la frecuencia sexual es un indicador para ser plenamente feliz dentro del matrimonio y fuera de él, tomando en cuenta la edad, el género, el estado de salud y la satisfacción por la estabilidad financiera.

adultos-mayores-pareja-tercera_edad-mayor-adulta_MUJIMA20120517_0016_29
La directora del Instituto de Sexología de Barcelona y vicepresidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, Francisca Molero, afirmó que las parejas  de edad avanzada que tienen relaciones sexules se sienten más felices e incluso mucho más saludables. Este estudio también indicó que el deseo sexual persiste tras llegar a los 70 años, aunque socialmente es muy mal visto. Aún cuando haya algunos hombres de 70 y 80 años sexualmente activos, el número de mujeres mayores que siguen gozando del sexo consigo mismas o con una pareja es muy reducido. Esto sucede -en parte- como resultado de la represión sexual de la que son objeto las mujeres, así como por su falta de orgasmos.

Oprah Winfrey preguntó en su sitio web, si las mujeres disfrutaban su vida sexual, y más del 80 % dijo estar insatisfecha; al parecer las mujeres pueden olvidarse del sexo en pareja, porque, en primer lugar, casi nunca se trata de placer. Después de cumplir 50 años, la vida transcurre de manera muy distinta entre mujeres y hombres. Muchos hombres exitosos de edad avanzada se divorcian y se vuelven a casar con mujeres jóvenes y atractivas, que se conocen por algunos estudiosos del tema como “esposas trofeos”. Algunos inician una nueva familia después de cumplir 50 o 60 años y otros tienen relaciones extra maritales o conservan una amante a su lado. Pocos siguen siendo monógamos y sexualmente activos con sus esposas. Sin embargo son muchos más los hombres que recurren a la masturbación, de los que reconoce la sociedad.

Un estudio reveló que un altísimo 60 % de las menopáusicas estadounidenses pierden el interés sexual. Como cada mujer es única, no existe la manera infalible de enfrentar los cambios físicos, emocionales y mentales originados por la menopausia. La mayoría de los médicos recetan -automáticamente- la terapia de reemplazo de hormonas. Algunas mujeres encuentran alivio de estos síntomas con cambios en la dieta, ejercicios, remedios naturales, terapias de masajes y acupuntura. En cuanto a cómo hacer frente a esta importante transición en la vida, cada mujer debe encontrar su propio camino o alternativa.

Fuente: quintodia.net