Masters & Johnson: la respuesta sexual humana

William Masters (ginecólogo) y Virginia Johnson (sexóloga) fueron la pareja que conformaban el famoso matrimonio Masters y Johnson, que fueron los realizadores de un detallado y exhaustivo estudio cuyo objetivo era la respuesta sexual humana, en donde participaron parejas de diferentes tipologías, para observar y analizar los datos obtenidos de los encuentros sexuales de las personas participantes. El estudio diferencio –en sus resultados- 4 fases de esa respuesta sexual, a saber: Deseo, Excitación, Meseta y Orgasmo.

9-datos-sobre-Virginia-Johnson-y-William-Masters-pioneros-en-los-estudios-sobre-sexualidad-7
DESEO: Las respuestas a los impulsos sexuales son muy distintas para cada sexo y en este caso el macho y la hembra son comparados con “manzanas rojas y manzanas verdes) en el sentido de que comparten el mismo origen, pero tienen distinto sabor. Los órganos de los sentidos inducen nuestros pensamientos, de manera muy especial las áreas relacionadas con la imaginación y la fantasía. Y a su vez los centros de control hormonal producen testosterona y la hormona luteinizante, que se encargan de incrementar los deseos sexuales.

EXCITACIÓN: Se desencadena por diversos estímulos: visuales (un cuerpo desnudo), táctiles (una caricia), auditivas (ciertas palabras) y así hasta completar los 5 sentidos. Al parecer el ámbito de lo visual es masculino y el de la mujer tiene un espectro más amplio (miradas, palabras, gestos). Durante esta etapa el pene aumenta su tamaño, se endurece y eleva, poniéndose erecto y en la mujer, la vulva se dilata y la vagina se lubrica.

MESETA: En esta etapa se desarrollan los efectos de la excitación –respiración y pulso, por ejemplo- y aparece el llamado rubor sexual, que es un enrojecimiento notorio del área del rostro y el pecho. La tensión muscular se agiganta y aparece una sensación casi angustiosa de apremio, por la necesidad de descargar la acumulación de energía sexual. Si se interrumpe el orgasmo o desaparece la excitación, es probable que aparezcan algunas molestias, como congestión a nivel genital en la mujer y un ligero dolor en los testículos del hombre.

ORGASMO: Los signos corporales están en su máxima frecuencia e intensidad, con gran tensión muscular y contracciones involuntarias. En esta fase se produce la eyaculación, tanto en el hombre como en la mujer, y viene acompañado con una manifestación emocional muy variada, distinta para cada persona –gruñidos, gritos, llanto y hasta risa. También se dan los orgasmos sin respuestas emocionales elocuentes. Se habla hasta de una dilatación pupilar momentánea. Y se clasifican en penenano y clitoriano, pues la misma zona sexual evoluciona en la hembra hacia el clítoris y en el macho hacia el pene.