Sexo en el espacio exterior

Como parte de diversos programas de la NASA, fue realizada una experiencia  sexual en el espacio exterior y parte de estos detalles fueron revelados por Pierre Kohle en su polémico libro The Final Mission: Mir, The Human Adventure, a pesar de que la NASA lo niega, como parte de sus eternos secretos y tabúes. Los experimentos se llevaron a cabo en 1996, formado parte de un proyecto llamado: STS – XX con el que se experimentaron diversas posiciones y maniobras sexuales, en una atmosfera sin gravedad. La misión estaba enfocada en demostrar si era posible sobrevivir largos periodos en órbita espacial y reproducirse en el espacio exterior.

Vanna-y-Allen-prueban-el-traje-para-dos

El experimento arrojo que solo 4 posiciones son ejecutables en 0 gravedad – sin asistencia mecánica- y para sorpresa de algunos, la posición del misionero no está entre las que se lograron. Solo se experimentaron 20 posiciones sexuales, obtenidas mediante una simulación computarizada. Como es sabido del extremo hermetismo y manejo de la información de este instituto, no sería de extrañar que hasta se haya concebido un bebe en 0 gravedad, tal cual la escena que aparece en el film 2001 Odisea del Espacio del desaparecido director Stanley Kubrick, donde un bebe cósmico flota en una burbuja espacial.

Estas experiencias sexuales fueron grabadas y al parecer fueron inexpugnablemente ocultas y censuradas incluso en la NASA. Los amantes espaciales se enfrentaron, en primer lugar, con la dificultad de “mantenerse conectados”, el hombre seguramente notaria que el tamaño de su pene disminuye considerablemente, debido a menor presión sanguínea en la micro gravedad, al igual que el sexo debe ser mucho más húmedo y caliente, pues no existe la convección natural que se lleva el calor corporal, incluso las gotas de sudor y de semen podrían quedar flotando en el espacio y la eyaculación masculina podría, en el momento del orgasmo, crear un extraordinario  cometa de esperma.

No especificaron cuales son las cuatro posiciones que son posibles sin atmosfera, y pese a sus complicaciones el sexo espacial no deja de ser atractivo y misterioso por las condicionantes que implica y de ser realidad, se podrían lograr aquellas difíciles posiciones eróticas y sexuales que implican el yoga, tántricas o aéreas que tanto se le dificultan a las parejas en el sexo y las relaciones de pareja en la atmosfera terrenal.