Entrenar haciendo sexo

Un adecuado equilibrio hormonal ayuda a tu actividad sexual y a tu desarrollo muscular. Esto es posible lograrlo con mucho sexo, entrenamiento y siguiendo una dieta sana. Partimos de la base de que la relación sexual supone una actividad física de intensidad leve a moderada, donde se ve comprometida nuestra fuerza y resistencia muscular, sobre todo en la zona abdominal y lumbar. Además, es importante el papel del corazón, ya que nos encontramos frente a una actividad cardiovascular. El control de la respiración ayuda a mantener el ritmo y prolongar el esfuerzo, consiguiendo relaciones sexuales más placenteras y duraderas. Un corazón en forma con el debido entrenamiento cardiovascular ayuda mucho a este respecto, explica con detalle el entrenador Marlon Andrade del Macaracauy Fitness Center.

relacionessexuales03

Entrenar los músculos del suelo pélvico, representara grandes beneficios en el campo sexual, pues las contracciones voluntarias de los músculos del suelo pélvico en las mujeres, favorecen el orgasmo tanto para ellas como en ellos. En el caso de los hombres, mejora la erección y ayuda a controlar mejor la eyaculación. Todos los estudios han comprobado que cuando los niveles de testosterona suben en el cuerpo, tienen un impacto muy positivo en los niveles de la libido. Y por consiguiente mantiene a la persona con elevado interés por el sexo y el acto que lo implica sirve como un refuerzo positivo, además de sostener dicho ciclo.

Los niveles de testosterona son unos de los principales indicadores del crecimiento del musculo y al tener mayores niveles de hormonas en el cuerpo, contribuye a inducir mayor ganancia muscular. El impacto e influencia de la última relación sexual en la construcción de músculos influye en los niveles de atención. En 22 minutos de relación sexual se pierden un aproximado de 100 calorías. Estas son algunas recomendaciones de lo que puedes hacer para aumentar la cantidad de calorías que quemas durante una relación sexual prolongada y satisfactoria

Trata de realizar posiciones sexuales que impliquen un mayor movimiento físico de ambos.

Elijan posiciones sexuales difíciles que necesiten empleo de fuerza física para tonificar los músculos de ambos.

Para estar en forma y tener resistencia física, en el sexo o en cualquier otra actividad diaria debes entrenar o realizar alguna actividad física, tal como trotar o correr.

Muchas personas consideran que tener unas satisfactorias relaciones sexuales  satisfactorias es tal, como si hubieran ido al gimnasio.