Sexting: Lo que debes y no debes hacer en el Sexo telefónico

En Toronto, según un estudio reciente, el 80% de las parejas recurre al “sexting” habitualmente  para relacionarse, y no solo eso, según las encuestas: el sexo es mejor y más frecuente.

El “sexting” es el intercambio de fotos sugerentes o desnudas y mensajes sexuales explícitos,  usando el teléfono móvil. Según esta investigación es ya una práctica muy común entre las parejas y las personas que ni siquiera se conocen y utilizan apps o aplicaciones especialmente diseñadas para ligar. Al menos, así lo asegura el 75% de los consultados en esta investigación.

rosie-huntington-whiteley

Las personas que más practican el “sexting” multiplican por 7 sus posibilidades de tener relaciones sexuales, y al parecer, el 30% de los consultados no busca la intimidad de su hogar para este intercambio de fotos y mensajes con fuerte contenido sexual, sino que lo realiza desde la oficina, un local público o en la calle.

Esta tendencia supone un recurso para avivar la pasión en parejas con poco interés sexual, pues provoca un despertar del deseo. Forma parte del juego previo y, aunque no te brinde placer físico, te ayuda a intensificar las relaciones sexuales. Para evitar situaciones difíciles e incluso peligrosas, en el caso de que lo practiques con alguien desconocido, debes tomar en cuenta estas recomendaciones:

Nunca sextees sobre algo que no has practicado en la vida real: De por sí es raro describir algo que no has hecho, y es obvio que la otra persona se dará cuenta. De hecho, el ‘sexting’ es una herramienta para encender la llama de la pasión entre personas que son parejas, pero también es fácil utilizarla para conectar con otros.

Nunca muestres tu rostro: Realmente no te recomendamos nunca mandar fotografías sexis donde muestres tu rostro, y es importante que utilices una aplicación como ‘SnapChat’ donde las imágenes tienen fecha de caducidad en los dispositivos de los demás. Si muestras fotos completas, se pierde un poco el misterio y puedes excitarlo más si solamente le muestras una parte de tu cuerpo, y tú sabes cuáles les gustan a los hombres.

No sextees algo que no dirías en la vida real: Se tú misma, si intentas ser alguien más, no llegarás al placer que imaginas. Puedes ser  más atrevida y osada  pero no adoptes una personalidad completamente diferente a la tuya.

No des  información: Debes  tentarlo y hacer que su imaginación vuele con la poca información que le des. Deja que él solo se excite con las ideas que se imagine.