Los japoneses no quieren tener sexo

De Japón, el país donde han tenido origen las más variadas tendencias eróticas, como las Geishas y las Oirans, o cortesanas sexuales, las segundas con un altísimo rango que logran después  de estudiar por años, para hacer del sexo un arte y ser las perfectas compañeras para un hombre, llega la sorprendente noticia de que el 50 % de los nipones aseveran que no tienen sexo y al parecer, es muy cool para ellos.

45

De donde tienen lugar las más extrañas filias y costumbres sexuales, como la burusela, ritual que consiste en comprar saliva o ropa interior usada de mujeres. Las citas Enjo Kosai, encuentros entre hombres maduros y colegialas. Los clubes Imekura, especializados en disfraces sexuales y el mismísimo Cosplay (cultura basada en el juego de roles donde los participantes usan disfraces, accesorios y trajes que representan un sujeto específico) y el el manga y el anime (estilos de animación japonesa), todos con personajes que desbordan sensualidad. En  Japón se ha instaurado la apatía sexual, pues ahora los japoneses prefieren tener sexo virtual, descansar u otras actividades a tener relaciones sexuales con gritos, sudor y gemidos.

La Asociación de Planificación Familiar en Japón alega la necesidad de controlar el descenso en la tasa de la natalidad en su país, no solo no quieren tener hijos sino que están evitando el contacto sexual. De un total de 3 mil personas entrevistadas:

  • 49.3% aceptó no haber tenido sexo en un mes
  • 48.3% de los hombres confirmó la ausencia de sexo
  • 50.1% de las mujeres dijeron que se habían abstenido de una relación sexual
    Y alegan estas insólitas razones:
  • 23.1% de  hombres casados dijeron que llegaban muy cansados del trabajo
  • 15.7% aseguraron que no se  interesaban en el sexo luego de que sus mujeres dieron a luz

Prefieren el sexo en internet o con muñecos cibernéticos, además de que las nuevas generaciones aseguran que el matrimonio es una “tumba para la mujer”.

HERBIVOROS DEL SEXO: Son llamados así, pues son un numeroso grupo de jóvenes con muy poco, o nulo, interés en el sexo y se dice que es un Síndrome de Celibato muy acentuado, pues uno de cada dos estudiantes conserva su virginidad y un 60 % de los jóvenes se niega a tener sexo y alegan que eso es un obstáculo para su carrera. Según la Asociación Japonesa de Educación Sexual, el 40 % afirma mantenerse virgen y el 35,1 % de población adolescente entre 16 y 19 años afirma no tener ningún interés en el sexo. Y la cifra final es muy alarmante: Una tercera parte de los hombres de menos de 30 años afirma no haber salido nunca con una mujer.