noviembre 08

Etiquetas

Si sales con un hombre que vive con sus padres te enfrentarás a estas situaciones

Has estado saliendo con ese chico que parece ser el perfecto para ti, súper maduro, comprometido, inteligente, independiente…

390908_162137_1

Hasta que, un día te invita a una cena romántica en su casa y, cuando llegas, quien está poniendo la mesa es su madre. ¡Vaya sorpresa!

Sí amiga, si sales con un hombre que vive con sus padres, te enfrentarás a esta y a otras 5 situaciones. ¿Quieres saberlas de antemano? Vamos que te las muestro.

1 Lo verás en acción siendo “el nene de mamá”

Eso sí que es deserotizante. Ya sabemos que todas las madres están orgullosas de sus hijos, las nuestras también lo están de nosotras pero, ¿es necesario ver a mi novio de más de 30 ser acariciado por su mamá en la mesa mientras esta le habla como bebé? ¡Náuseas!

2 Volverás a las reglas estrictas de las que ya te habías olvidado

Tu chico te invitará a su apartamento, o mejor dicho al de sus padres, y se sentarán a mirar una linda peli en el sofá. Hasta que aparezca ella, la suegra, cortando la velada romántica y exigiéndole a tu chico que ordene su habitación o ayude con alguna tarea de la casa. ¿Volví a la adolescencia y no me di cuenta?

3 Puede que te encuentren haciéndolo

Hay madres o suegras más ubicadas que otras, pero a mí ya me sucedió que entraran a la habitación sin tocar la puerta. Por suerte, aún estábamos entrando en calor, pero si hubiera sido 5 minutos después, la situación sí que hubiese sido incómoda.

4 Serás testigo de las órdenes de tu suegra

Yo soy de la opinión de que las suegras fueron creadas para hacer la vida de las nueras lo más desgraciada posible. Bueno, imagínate si tu chico aún vive con tu suegra. ¡Socorro!

Cuando estés allí, no solo él tendrá que seguir sus reglas, tú también. Sí, yo ya me he largado de su casa varias veces y sospecho que lo seguiré haciendo.

5 Tendrás que hacer más cosas con tus suegros de las que te gustaría

Cuando acababa de conocer a mi chico, con el que ahora, afortunadamente, convivo, él me invitó a un fin de semana romántico en un hotel con piscina. Cuando estábamos dándonos un baño refrescante y charlando, su madre llamó que estaba sola y triste en casa (sí, esta es su arma principal, acostúmbrate) y mi novio la fue a buscar.

Mi fin de semana romántico terminó siendo un fin de semana con la suegra. Sí, estuve a punto de dejarlo.