El efecto de las drogas al tener sexo

Cocaína: Aumenta la confianza y crea una sensación de vitalidad mental y  física. Por  lo que es muy  utilizado para ligar.

Por otro lado la cocaína duerme las áreas del cuerpo donde se aplica, por lo que a veces propicia el sexo duro y se ha convertido en el estereotipo de una noche “wild”. Es adecuada para llevar a la cama como un juguete sexual e inhalar las  líneas de cocaína de las curvas del cuerpo de tu pareja. Los hombres que consiguen una erección luego de consumir cocaína, suelen durar más, pero es usual que  no logren tener un orgasmo, provocando  frustración o sadomasoquismo. Mucha cocaína y sexo implican el riesgo de provocar un paro cardiaco.

fas1_09

LSD y MDMA o Candyflip: La explosiva combinación de éxtasis con ácido lisérgico es un popular cóctel muy utilizado en los raves, pues aporta la fuerza del LSD y la sociabilidad y empatía del MDMA. El LSD suele  ser difícil de dominar para el contacto íntimo y físico, pues las personas que lo toman  no quieren que las toquen y a la vez  sienten una gran energía, una  fuerte fogosidad  y un intenso kundalini. El MDMA causa evidentes efectos sobre la serotonina y la capacidad de conectar con los sentimientos de las demás personas, por esto lo utilizan los terapeutas de pareja como detonador del llamado make-up sex.

Ketamina o Special K: Es muy popular como el invitado underground para tener sexo, muy usado por las mujeres más atrevidas de ciudades  como Londres, Barcelona o Buenos Aires. La keta  relaja increíblemente, por lo que puede pasar como el aperitivo ideal para el sexo. El hombre debe utilizarla con mucha cautela pues inhibe la capacidad de llevar la sangre al pene, por lo que resulta difícil mantener la erección, incluso más que la cocaína o el MDMA.

Cannabis o Marihuana: Es la más usada para el “sexy time” en todo el mundo, sin contar el alcohol. Sin embargo el hachís es la sustancia mejor considerada como potenciador sexual.  Las personas se acercan al cannabis por sus cualidades sensoriales, pues  hace sentir  más las cosas, oír mejor la música. El cannabis es una sustancia muy maleable que resulta ideal en el sexo, aunque debe saber utilizarse. El hachís,  llamado “chocolate”, suele ser usado como aceite o lubricante para meta estimular. Las parejas conocedoras buscan mucho el mítico hash Alamut Black, por sus comprobados efectos sensoriales.


Captura de pantalla 2015-11-27 a las 16.18.50