MILF: las mamas del Porno

Alana Evans y Nina Elle son 2 actrices porno  conocidas como chicas MILF, que además cumplen otro rol en la vida: son mamas.  Jamás te las imaginas cambiando pañales o preparando la merienda para la hora del recreo de su hijo, y algunas si lo hacen, porque deben compaginar sus “carreras” con la crianza de sus hijos.

Captura

MILF es un término que realmente corresponde a las mujeres de edad madura que siguen siendo sexualmente atractivas y deseables. Generalmente pueden ser la madre del que utiliza el término. Es decir, una MILF puede ser una mujer  muy atractiva de los 40 a los 55 años, para un joven que tiene de 20 a 25 años. El termino se dio a conocer con el film “American Pie” en 1999 y desde ese momento se popularizo hasta el extremo de aparecer como categoría en la entrega de los premios AVN, considerados como los Oscars del cine porno y se ha vuelto una especie de fenómeno que abarca desde la conocidísima serie de tv “Esposas desesperadas” hasta cantidades de películas de Hollywood.

Alana Evans: posee una experiencia de más de 15 años en la controversial  industria del porno, uno de sus hijos sirve en la marina norteamericana, a ratos hornea galletas y se sienta a jugar video juegos con sus hijos. Dice que no es nada fácil: “¿esto es lo que me espera? ¿Tendré que aguantar que la gente quiera restregarle mi carrera como actriz porno a mis familiares?” y continua con desparpajo: “Mi padre era militar y un amante bastante hippie, y mi mamá tuvo muchos pretendientes. Es por eso que la sexualidad nunca fue un tabú en mi vida. Sé que pasa algo similar con mi hijo”.

Nina Elle: su primer trabajo fue como higienista dental, pero al enterarse de lo que ganaban las actrices porno, decidió incursionar y lograr ganar lo suficiente para pagar las clases de ballet y canto de su hija de 5 años.  “Puedes ser mejor mamá porque tienes una mente más abierta”, dice la actriz “Las cosas no me van a sorprender tanto. Como ya he visto y hecho muchas cosas, cuando mis hijos las hagan, no me voy a asustar”.

Según Laura Betito, psicóloga, terapeuta sexual y locutora de radio, el tabú y “glamour” de esta difícil profesión puede causar traumas y conflictos en los hijos de estas actrices: “Sabemos que los niños que crecen en hogares demasiado permisivos desarrollan una actitud más restrictiva con respecto al sexo” y advierte con conocimiento: “La respuesta de sus compañeros podría afectar sus amistades. También puede repercutir en otros aspectos, aunque eso depende del carácter del niño. Los padres se encargan de inculcar los valores. ¿Qué concepto van a formarse los niños sobre lo que es una relación saludable o un matrimonio?”


Captura de pantalla 2015-11-27 a las 16.18.50