El Apretón de Singapur o las delicias del Pompoir

Las Devadasis de la India lo desarrollaron hace más de 3 mil años y de allí se propago al Japón. Se conoce como “kabazza” en la tradición árabe, además de “tocar la flauta” o “el Apretón de Singapur”, y es un secreto a voces entre las más refinadas escuelas sexuales. En Francia se conoce como el Pompoir, y no es más que una técnica que está centrada en los músculos pubococcigeos y te otorga todos los beneficios y rigores de una rutina de ejercicios, mediante el placer del sexo disfrutado al máximo.

CJV6zBwVEAENZRr

El pompoir se basa en diferentes tipos de movimientos vaginales que conducen a un tipo de orgasmo conocido como “uterino” y sorprende porque es increíblemente estimulante para el pene de la pareja. Se practica mejor con la posición de la mujer encima: no hace falta ningún movimiento pélvico del hombre, e incluso la mujer puede permanecer inmóvil sobre él, mientras toda la acción se desarrolla a nivel interno y muscular. Esta técnica sexual implica  una conciencia y conocimiento sumamente desarrollado sobre los músculos vaginales, de tal forma que se puedan contraer y distender para apretar o expulsar el pene. También es posible aferrar con tal fuerza el miembro que el hombre no puede sacarlo, así como acariciarlo, torcerlo, e incluso expulsarlo y “ordeñarlo”. Cualquier mujer lo puede practicar a solas con la ayuda de dildos o consoladores.

Denise Costa, una terapista sexual tiene un sitio web denominado Pompoir Book; ofrece toda la información y el conocimiento necesario para el desarrollo de esta modalidad, que te ofrece practicar una variante del viejo “dentro-fuera-dentro-fuera”,  utilizando la terminología de Alex DeLarge sobre el sexo, y lograr que para ti el orgasmo deje de ser un asunto de azar, de suerte o de probabilidad, como culminación a una relación sexual. Costa asegura que practicar pompoir o el llamado “abrazo de Singapur” puede ayudar a incrementar la duración y potencia de los orgasmos femeninos, con la consecuente mayor satisfacción masculina. Como cualquier rutina de ejercicios, al estilo del yoga; el Kabazza requiere mucha constancia y dedicación, y los terapistas sexuales recomiendan dedicar al menos 1 hora diaria, ya sea con pareja o utilizando pelotas, vibradores, dildos o cualquier tipo de resistencia.

Además de todos estos términos, también se conocen como los Kegels, ejercicios intrauterinos que fortalecen el sexo femenino y permiten a la mujer lograr orgasmos de mayor intensidad. Al parecer no se conoce más de esta técnica de ejercicios pélvicos por ignorancia y vergüenza.