Te atreves con La lluvia dorada?

El Golden Shower o “lluvia dorada” es una de las parafilias sexuales menos practicadas, a pesar de que involucran el tan anhelado juego reciproco de sumisión y poder, en donde una de las personas involucradas es el dominante y el otro el dominado.

Esta situación se acentúa en los animales, que incluso marcan su territorio con orine, para atraer a una pareja o ahuyentar a sus enemigos.

lluvia_dorada

La Urolagnía, como también es llamada, se manifiesta en muy diversos grados, desde disfrutar ser orinado por la pareja, sentir placer al oler la orina o incluso algunos llegan hasta a beberla. A estas personas usualmente, también les gusta orinar en público u observar como orina tu pareja u otra persona. Algunas de las personas que lo practican aseguran que tiene la ventaja de no causar embarazos y eliminan la posibilidad de contraer el VIH.

Es considerado por algunos, como sexo seguro, pues en él se evita que  la sangre, el semen o el flujo vaginal de la persona, entre en contacto con la boca, órganos sexuales, recto, o heridas que se encuentren abiertas. A pesar de que puede parecer seguro, existe la posibilidad de transmitir enfermedades o infecciones bacterianas que provienen de la vejiga o la uretra. E incluso enfermedades como la Hepatitis A o B, también pueden ser contagiadas. Y se han dado casos donde ha habido reacciones alérgicas en la piel de la persona que ha recibido la ducha dorada.

Con respecto a beber la orina, siempre se plantea el riesgo de ingerir una muy alta concentración de sal y otros elementos, que pueden ser desde edulcorantes artificiales, hasta componentes de medicamentos o drogas que haya ingerido la persona antes de efectuar la experiencia de la orina.

Estas son algunas de las recomendaciones que aconsejan sexólogos y médicos acerca de las previsiones que debes tomar si vas a experimentar esta parafilia:

  • El lugar ideal para llevarla a cabo es la ducha.
  • La urolagnía debe realizarse por mutuo consentimiento y para satisfacción de ambos.
  • Al orinar a tu pareja o ser orinado no debe haber daño físico ni psicológico.
  • Ambos deben ser responsables por las consecuencias que pueda tener este acto sexual.
  • Para reducir el riesgo de infecciones, dejen emitir un poco de orina al principio de la micción y otro tanto al final. Utilicen sólo la orina intermedia, que es la más libre de bacterias.
  • Laven previamente sus genitales.