Más y mejor esperma producen los estímulos pornográficos

The College of Wooster, en Ohio, publico en Evolutionary Psychological Science, en 2015, un estudio que plantea la pornografía como una  alternativa para tratar la infertilidad masculina. En el estudio participaron 21 voluntarios del sexo masculino, mediante los cuales se comprobó que mediante películas, videos, revistas y cualquier presentación, la pornografía puede resolver las bajas cuentas de esperma que padecen  muchos hombres. Siempre se ha hablado de mejorar la alimentación, realizar actividades físicas y no usar ropa muy ajustada, entre los numerosos tips para mejorar la cantidad y calidad de la esperma, pero nunca se había recomendado la terapia pornográfica.

laptop3

La sorprendente  conclusión fue que los hombres que se masturban inspirados con un “nuevo estímulo femenino” incluido cualquier recurso de tipo pornográfico,  producen más cantidad de espermatozoides y de mejor calidad. El polémico estudio concluye que los hombres realmente se benefician, a nivel de esperma, con la fantasía o el encuentro sexual casual con una mujer desconocida. Se analizaron las muestras de 21 hombres, comprometidos a una  abstinencia total de alcohol y sexo por 48 horas, antes de cada sesión de masturbación. Los voluntarios se “inspiraron” con 7 películas pornográficas en un periodo de 2 semanas. Y utilizaron otra variable: las primeras 6 películas contaban con las actuaciones de los mismos actores hombre y mujer, mientras que la séptima cinta era protagonizada por el mismo actor pero con diferente actriz.

El resultado  reveló aumento en el volumen y la cuenta espermática de los voluntarios al masturbarse, y su eyaculación fue más rápida con la última película. Existe la posibilidad de que, por alguna razón, todos los hombres coincidieron en ver a la mujer de la séptima película como más atractiva. No se averiguó con los voluntarios cuáles fueron sus niveles de excitación en cada película; sin embargo, el experimento fue diseñado para detectar la novedad, es decir, la mujer de la película siete.

“El hecho de que un hombre tenga una gran capacidad de fertilizar a una desconocida en un encuentro sexual casual suena como una irreverente estrategia usada por la naturaleza para asegurar numerosos descendientes a pesar de la monogamia “dice la doctora Laura K. Sirot, coautora del estudio. Este descubrimiento es relevante en el campo de la biología evolutiva y la psicología masculina, pues el estudio aplica en la detección y tratamiento de esta infertilidad. El primer paso para determinar la fertilidad masculina es la toma de muestra de espermatozoides. Los pacientes terminan masturbándose con pornografía como inspiración, y esto podría estar arrojando datos irreales sobre la fertilidad del paciente pues, al parecer, el factor “porno-mujer ardiente desconocida” altera favorablemente el conteo de espermatozoides, por lo que el médico diagnosticaría al paciente como sano y fértil.