La Universidad de Harvard y el sexo excéntrico estudiantil

La Universidad de Harvard, uno de los recintos universitarios mas reconocidos a nivel académico en el mundo, hogar y casa de estudios de los alumnos mas brillantes, rompe paradigmas en cuanto a la sexualidad estudiantil se refiere. Tienen una especie de club dedicado al sexo “excéntrico”

El centro de reunión en cuestión se llama Harvard College Munch y esta dedicado a los estudiantes que disfrutan la modalidad sexual del BDSM, que agrupa personas con marcadas tendencias masoquistas, sadistas y otras excentricidades sexuales, que aunque siempre han existido, desde el perverso Marques de Sade, se han puesto en el tapete debido a libros y cintas como “Las 50 Sombras de Gray”.

Sado-Harvard

La Comision de Vida Estudiantil le otorgo el derecho al club a reunirse durante los almuerzos o cenas en el campus; la promoción de sus reuniones en el recinto educativo y a solicitar subvenciones de Drogas y Alcohol para consumir en sus reuniones. Todo un escandalo para los mas moralistas de la magna institución de estudios. A pesar de que los miembros del grupo prefieren mantenerse en el anonimato y asi propiciar la seguridad de sus integrantes. “Es una comunidad en la que te sientes seguro” asevera uno de los fundadores del polémico grupo.

“Entendimiento positivo y adecuado de las alternativas sexuales y excéntricas en el campus, sí como un espacio donde adultos en edad universitaria puedan conectarse con sus compañeros y sentirse aceptados con su propia sexualidad” promulga abiertamente la pagina web de la prestigiosa institución norteamericana. Las actividades del club comenzaron hace unos 2 años y ya cuenta entre sus asiduos a mas de 30 miembros o socios que  disfrutan de una sexualidad alternativa, donde se permiten explorar identidades y desarrollarse a nivel de comunidad con sus compañeros. Reconocen que el termino “excéntrico” es asociado con látigos, ataduras y sado masoquismo, pero aseguran que su objetivo es brindar un espacio a “estudiantes con intereses excéntricos”, según los estatutos de constitución del club

Jeff Neal, un vocero autorizado de Harvard, destacó que la institución universitaria, considerada entre las mejores del mundo, no respalda la visión o las actividades de ningún grupo estudiantil, pero ha reconocido oficialmente la aprobación del grupo, e incluso esta abierta a la posibilidad de recibir becas y usar los espacios del campus para las investigaciones que se plantee dicha comunidad.