diciembre 24

Lars Von Trier: la ninfomanía sin Freud

La ninfomanía es un deseo compulsivo y constante de tener relaciones sexuales; también se ha definido como “furor uterino”. La Clínica de Sexualidad de los Estados Unidos de Norteamérica lo considera una patología femenina, pues el sexo domina completamente los pensamientos de la mujer y afecta diversas áreas de su vida.

ninfomana1

Es muy usual que se busque una relación entre culpa y ninfomanía o hipersexualidad, y en ocasiones se habla de alardes freudianos para expresar la búsqueda incesante del erotismo y del orgasmo. En algunos casos, se trata de mujeres, a quienes la sociedad les niega la sexualidad y como venganza o retaliación terminan en esta patología. El film Nimphomania del aclamado director danés Lars Von Trier, nos presentó este caso en una escandalosa cinta de 5 horas, cargadas de un erotismo extremo que ha sido considerado por muchos como pornografía.

Estos son algunos esclarecedores tips sobre el “furor uterino”:

  1. El término ninfómana es de uso exclusivo para las mujeres. Si el hombre presenta este trastorno se llama satiriasis, el término no es muy conocido, pues los estudios sobre la cantidad de sexo que tiene una persona se enfocan casi siempre en la mujer.
  2. Antiguamente, se “curaba” la ninfomanía con métodos drásticos como la extirpación del clítoris y los ovarios. También se recomendaba a las mujeres bañarse con agua helada y dormir mucho
  3. Ya no se diagnostican como ninfomanía o satiriasis, sino como hipersexualidad y se siguen considerando en la Clasificación Internacional de Enfermedades.
  4. Algunos científicos han planteado una relación cercana entra la hipersexualidad y la demencia. E igualmente muchos sexólogos investigan el vínculo entre la bipolaridad y la adicción al sexo.
  5. Se ha utilizado la ninfomanía en numerosos casos, valiéndose de la ley, como excusa o prueba para abogados que defienden casos de violaciones, y son dejados en libertad.
  6. Los especialistas afirman que el hecho, que una mujer disfrute mucho del sexo no significa que sea ninfómana. Es un problema cuando deja de tener sexo de forma funcional y lo vuelve una obsesión que afecta las actividades diarias.
  7. Algunas teorías aseguran que las mujeres que en algún momento de su vida sufrieron una violación tienen más probabilidades de convertirse en ninfómanas, debido a que tratan de recuperar el poder de su sexualidad con mucho sexo.
  8. Kelly McDaniel, terapeuta y escritora norteamericana asegura que las mujeres hipersexuales disfrutan menos del sexo, pues al hacerlo en grandes cantidades lo convierten en una actividad común, como lavarse los dientes o el cabello.