Comenzar el año con un beso negro

El ano es una de las zonas erógenas más importantes del cuerpo femenino y masculino, por lo que la estimulación de esta área resulta placentera. El beso negro es una de las mejores formas de relajar el ano, por lo que es muy adecuado como paso previo al sexo anal. El beso negro o Black Kiss en inglés, consiste en realizar sexo oral en la zona anal usando la boca y la lengua para estimular el área. Es conveniente comenzar acariciando las nalgas y jugueteando por los alrededores. La masturbación es una forma ideal de comenzar este juego, comenzando en la vagina o el pene de tu pareja, para luego con tu mano, ir poco a poco hacia el ano. Comienza entonces la estimulación del ano frotando suavemente con tu dedo corazón en movimientos circulares y envolventes.

images (6)

Cuando estés listo(a) para comenzar el beso negro puedes ir directamente a la zona o hacerle sexo oral a tu pareja como normalmente lo haces y luego pasar  con tu lengua a la zona del perineo y de allí al ano. Debes usar tu lengua para masajear la zona y tu boca para chupar y disfrutar de esta práctica, que resulta altamente excitante tanto para ellas como para ellos. Con seguridad  el beso negro excitará a tu pareja como nunca antes. Puedes incluso, alternar el beso anal con la masturbación. Como se trata de una práctica donde nuestra boca está involucrada, la higiene es fundamental. Antes de realizar o recibir el sexo anal asegúrate de haber lavado muy bien la zona con un jabón antibacterial, e incluso un lavado interno con agua y los utensilios pertinentes.

La depilación o rasurado es ideal en la  zona, pues facilita  el disfrute de ambos. Es importante intentar en lo posible mantener la zona libre de molestos vellos, o al menos cortarlos de vez en cuando. Esta es una  práctica sexual que  nos hace propensos al contagio de enfermedades de transmisión sexual. Algunas personas protegen su salud usando barreras bucales, que  son   cuadrados de látex, colocados en la zona anal o vaginal para realizar la estimulación sin que la lengua entre en contacto con los fluidos de la pareja. Las barreras bucales están a la venta en farmacias y páginas de Internet, pero si no las encuentras, basta con cortar un condón por el medio, cortar un cuadro del material, y colocarlo en el ano. Así estarán protegidos y listos para disfrutar.