El Kinbaku: Arte o Sadomasoquismo?

 Kinbaku es el nombre con el que se le denomina a un arte erótico originario de Japón, también conocido como ShibariShibari significa literalmente “restricción, y kinbaku significa atar apretado”. En la cultura occidental normalmente es traducido como bondage, un fetiche sexual que incluye amarrar a la pareja con cuerdas muy apretadas. Hay que aclarar que en Japón fue desarrollado como un arte que a veces no se relaciona con el bondage.

Rope-Artistry-of-Shibari-Kinbaku-by-Ricky-and-Claire

Los samuráis del Japon medieval lo utilizaban para atar a sus prisioneros y, al parecer, era una forma de demostrar respeto hacia ellos. En sus orígenes era conocido como Hojo-jutsu y se caracterizaba por ser una manera de atar a las personas de una forma artística e intrincada. Posteriormente el Kinbaku se volvió mucho mas cruel y en el periodo de Tokugawa se desarrollaron varias técnicas muy complicadas para causar dolor. Esta especie de tortura se fue convirtiendo en una expresión que ha llegado hasta nuestros días y que se confunde con las técnicas de atado del Bondage y el Sadomasoquismo, que técnicamente es mucho mas sencillo.

El Shibari no se dedica tanto a la persona en si, sino en la forma de colocar las ataduras. En el se busca una especie de intimiudad entre la persona que ata y la que es atada. El Shibari se plantea mas hacia el camino que lleva al resultado final de la persona atada y no al hecho final en si. Se trata de crear una especie de relación, a medida que transcurre el proceso.

Se diferencia del Bondage de la cultura occidental, pues es considerado una expresión artística, pues crean belleza al manejar y manipular el cuerpo humano mediante cuerdas atadas de una manera muy artística, que puede parecer caprichosa, pero en realidad no lo es. En Japon no es considerada una practica sadomasoquista, pues dicen que sus técnicas involucran el espiritu del ser humano, mediante cuerdas y ataduras que envuelven su cuerpo, con una belleza extraña y rebuscada, pero que causa malestar físico e incluso insoportables dolores físicos.

No se aconseja realizar estas practicas de una manera improvisada por alguien que no conoce las técnicas, que incluso varian dependiendo de las escuelas. Los especialistas y maestros aconsejan ciertas precauciones al momento de realizarla:

Puede provocar abrasiones si el movimiento es demasiado rápido o brusco.

Comunicarse con la persona atada permite detectar situaciones de peligro.

Comprobar regularmente las extremidades de la persona atada.

Prevenir daño en nervios y articulaciones varían entre las diferentes escuelas.

Tomar precauciones especiales con modelos sin experiencia, con presión sanguínea baja, problemas cardiorrespiratorios o de circulación.

Tener a mano tijeras de punta curva, permite cortar las cuerdas rápidamente en caso de emergencia.