Lo más importante para un orgasmo femenino

El Dr. Justin Lehmiller de la Universidad de Harvard, dirigió una investigación que incluyo a más de 13 mil mujeres heterosexuales, estudiantes universitarias, cuyos resultados revelaron que un 32 % de las mujeres tienen un orgasmo en su primera relación, y que este  porcentaje va ascendiendo mientras aumenta  el número de veces que  ha tenido sexo, de una forma tal que cuando se han tenido 6 o más veces relaciones sexuales el porcentaje de orgasmos sube a 51%.

images (2)

Adicionalmente las probabilidades de tener un orgasmo aumentan cuando la mujer tiene el interés de lograr una relación estable con su pareja sexual. Otros factores sorprendentes que aumentan la posibilidad de un orgasmo vaginal son: la estimulación genital durante el coito (más cuando se masturba con sus propias manos que con las manos de su pareja), el sexo anal y haber recibido sexo oral antes del coito (en este mismo orden).

Otros estudios sugieren que las mujeres suelen tener más y mejores orgasmos con hombres de rostros simétricos. Algunos aseguran que la simetría facial, casi siempre es un indicador de un sistema inmune más completo, por lo que plantean de una manera evolutiva que las mujeres tuvieran más orgasmos con hombres aparentemente más sanos y por eso, consciente o inconscientemente los buscan más, para ser padres de sus hijos.  Por otro lado es completamente  lógico que la forma, la experiencia, el desempeño, y en general “las artes amatorias”, e incluyen  la misma compatibilidad anatómica de la pareja, tiene una enorme influencia en el placer femenino y de alguna manera parecen  vincularse con el nivel de intimidad provocado por la repetición de la relación sexual.

La repetición y la práctica en la mujer se potencian y maximiza cuando ella cree o piensa que la situación se encamina a una relación  seria, que puede llegar a ser emocionalmente profunda  y sincera. Y lo más sorprendente de las conclusiones es que: esto a su vez podría ser parte de una programación evolutiva, ya que sería útil en este sentido que las mujeres tuvieran orgasmos con aquellas personas que de alguna manera envían señales de que podrían embarazarlas y convertirse en padres.

Dicho más claramente: parejas que han tenido relaciones más de una vez, se van encontrando cómodos sexualmente, van conociendo sus secretos y sus particulares zonas erógenas, por lo que van entrando en un ritmo ascendente, van generando empatía por el otro y  el éxtasis se va desarrollando  como construcción progresiva.