Del Kamasutra al sexo prohibido en la India

La sexualidad en India se ha convertido a lo largo del tiempo en un tema tabú, las expresiones sexuales ha cambiado desde los tiempos del Kamasutra hasta el día de hoy: las expresiones de amor y afecto ya no se realizan de manera pública, los matrimonios se realizan exigiendo la virginidad de la futura esposa y éstas –propiamente- se han convertido en un sector muy vulnerable sobre el que se afinca la violencia psicológica y física, a veces hasta la muerte.

Kamasutra-learning

En India, actualmente, el  acoso sexual y psicológico a las mujeres son un problema  común entre la población, y las violaciones y ataques sexuales superan los miles cada año, en todas las ciudades y pueblos. Adicionalmente, la desinformación ha fomentado enfermedades como el VIH que se propagan velozmente, sobre todo entre la población homosexual. La educación sexual ya no es impartida de la forma tradicional, por tradición oral, la sexualidad es un tema tabú que no se habla con normalidad en las familias y en las escuelas se omiten completamente estos temas; cabe destacar que la masturbación femenina es un tema socialmente muy mal visto en todos los estratos sociales.

Las mujeres hindúes padecen además de 2 terribles represiones: la primera  las obliga a un rol de género en el que esta pautado que sean amas de casa dedicadas totalmente al hogar, olvidando y rechazando por completo sus metas laborales y profesionales; la segunda es una obsesión con relación al colonialismo occidental por la piel blanca, que se traduce en una brutal  discriminación racial y social hacia las nativas frente a las extranjeras de piel más clara y blanca.

La represión sexual además, ha causado dos problemas graves de salud que han traído muchas consecuencias  para la sociedad hindú: el Sida y la prostitución. En grandes ciudades como Calcuta se encuentran las zonas más grandes de prostitución de toda Asia, como el barrio de Sonagachi.  Paradójicamente en 2014,  la India estuvo entre los mayores consumidores de pornografía, lo cual refleja y corrobora una muy amplia represión sexual. Desde pequeños, las niñas y niños crecen separados espacial y socialmente y la mayoría de los matrimonios son concertados, por lo que se esta exigiendo la virginidad de las jóvenes casaderas, por esta razón, las mujeres mantienen cubierto el cuerpo y se limitan a las labores domésticas para honrar a la familia.

Es muy urgente resolver muchas situaciones problemáticas de la actualidad, que giran en torno a la violencia y los prejuicios morales que  limitan y vulneran los derechos primordiales  de las mujeres.